viernes, 26 de agosto de 2022

Reflexiones de vida y cine (I). Estrella Millán Sanjuán. "Mamá, ¿tú por qué escribes tanto?". Y yo le contesto: "Para que el día que lo decidas, lo leas tú"

Reflexiones de vida y cine (I)
Autobiografía a 24 FPS
"Mamá, ¿tú por qué escribes tanto?". Y yo le contesto: "Para que el día que lo decidas, lo leas tú"
Estrella Millán Sanjuán

 Cine Club Universitario: Estrella Millán Sanjuán
Carnet nº 002362
Secretariado de Extensión Cultural. Universidad de Granada
Curso 1990-1991

REFLEXIONES DE VIDA

 Desconozco a qué campo me habría dedicado laboralmente si mi madre, Pilar, mis abuelos maternos, tíos y gran parte de mi familia no se dedicaran a la docencia. No descubro nada en apuntar que somos esponjas de nuestro entorno, que lo que forma parte de nuestra primera etapa vital nos parece lo normal y proseguir, en mi caso, la vocación materna, surgió de forma natural; como si ese sentimiento se traspasara de forma inconsciente y tomar el relevo de la docencia fuera algo que estuviera escrito para mí y casi todos mis hermanos. En las visitas familiares, las conversaciones terminaban versando sobre el Magisterio, leyes educativas, o cómo se enseña tal área, aunque también política y cine. Ese soniquete constante iba acostumbrando mi oído y educando, sin pretenderlo ellos, mi mente hacia la enseñanza. Ver a mi madre por las noches corregir pilas de cuadernos que cargaba cada día, alternados con labores de jerséis de lana para los seis hermanos, me avisaba que no iba a ser un trabajo fácil. Acudir todos al mismo Colegio en que ella trabajaba nos proporcionaba la seguridad y naturalidad de una segunda casa. Observarla a la entrada o salida entablar conversaciones cotidianas con nuestros maestros me acercaba a ellos como uno más, me daba confianza. 

Pilar Sanjuán Nájera: "Se hace camino al vivir"
Editorial Yalde

Pilar Sanjuán Nájera: "Se hace camino al vivir"
Editorial Yalde

Estrella Millán Sanjuán
A los 3 o 4 años

Estrella Millán Sanjuán
A los 5 años
El parecido con la actriz Ana Torrent en la época de "El espíritu de la colmena" (1973) de Víctor Erice y "Cría Cuervos" (1975) de Carlos Saura es asombroso

"El espíritu de la colmena" (1973). Víctor Erice
Cartel original

"El espíritu de la colmena" (1973). Víctor Erice
Ana Torrent (Ana). Los ojos más enigmáticos de la historia del cine
El parecido de Ana y Estrella es increíble. ¿Predestinación?

La familia Millán Sanjuán
Úbeda (Jaén). 1975
De izquierda a derecha: delante: Manuela, Pilar, Julia
Detrás: Gregorio, Estrella, Anselmo


Boletín de Información a la Familia (Calificaciones)
Alumno: Estrella Millán Sanjuán
Nivel: 5º E.G.B.
Profesor: Doña Pilar Sanjuán Nájera
Colegio Nacional General Franco
Úbeda (Jaén)

Estrella Millán Sanjuán
A los 12 años con un cartel de Charles Chaplin detrás

Estrella Millán Sanjuán
Colegio Nacional General Franco. Úbeda (Jaén). 1982

Estrella Millán Sanjuán a los 16 años
Dibujo hecho por su madre, Pilar Sanjuán Nájera

 Hallé muy buenos docentes por lo general en ese centro y dos de ellos, que eran hermanos, formarán parte de mi memoria para siempre, porque me brindaron bienestar, tranquilidad y conocimiento. Y lo digo en ese orden adrede.
Y en cuanto a otras disciplinas, pues no sé qué me habría gustado si mi madre no me hubiera apuntado con cuatro años a ballet clásico junto a mis hermanas o a música. La actividad física ha formado parte de mi vida de forma muy temprana y ya se encarga mi maltrecha rodilla de recordarme que saltar tanto bailando y posteriormente en baloncesto y voleibol tiene su precio. Sin embargo, la natación y el senderismo mitigan y curan el dolor no solo anatómico y me ayudan a saber parar a tiempo. No puedo correr y saltar como lo hacía, ya me da más reparo bajar una cuesta llena de raíces y piedras con la bicicleta por eso de las caídas en etapas más vulnerables. Andar y nadar, rodar a menor velocidad es lo que toca. Lo cíclico frente a lo balístico. Adaptarse, en definitiva.
 Este tipo de pensamientos nos llegan a todos, no soy distinta, lo sé. Y llegaron hace dos años en el confinamiento. Creo que desde que fui madre, los momentos para pensar en una misma desaparecen por esa fuerza de protección que nos sale instintivamente y que nos anula casi como persona. Pero mi hijo durante ese encierro ya era más independiente y las horas se alargaban y pesaban demasiado. Si casi me olvidé de mí durante la maternidad, al cine, que es una de mis pasiones desde la infancia, lo aparqué también, pero lo retomé de tal forma en esos meses, que me prometí, como me ha pasado con otros temas, compensar el tiempo dedicado a algo fundamental en una etapa anterior con excedencia incluida.


El hijo de 10 años de Estrella Millán Sanjuán, Héctor, viendo su primera película en blanco y negro, "Ladri di biciclette" (1948). Vittorio de Sica
Maravillosa fotografía dorsal en blanco y negro.
Así se educa a un cinéfilo

 En mi cinefilia también dejó su semilla, Pilar, y yo creo que lo hizo de forma no tan voluntaria ni premeditada como yo pretendo con mi hijo, pero sí con delicada intuición. Acudir al cine formaba parte de nuestra cotidianidad y el programado en televisión de mi época cada noche constituía una liturgia obligada, con más calidad que en la actualidad, no con la contaminación, amplia y horrible oferta que impera hoy en día. Wyler, Ophüls, Erice, Truffaut, Buñuel o Bergman, entre otros, acompañaron mi niñez y me "educaron", sin duda. 



Años de instituto de Estrella Millán Sanjuán
Libro de Historia de la Filosofía. COU
Autores: Juan Manuel Navarro Cordón & Tomás Calvo Martínez
Editorial Anaya.
Estrella Millán Sanjuán subrayaba a conciencia su libro y escribía su nombre en las páginas con rotulador azul.
Yo mismo tuve este libro como alumno, y, luego, fue el primero al que recurrí en mi debut como profesor en 1989 y 1991.
Vemos que Estrella ha elegido los capítulos de Platón (Naturaleza) y Nietzsche (Vitalismo). ¡Qué curioso: lo que explico cada año!

Teatro Ideal Cinema
Calle Real 53
Úbeda (Jaén)
Fachada

Teatro Ideal Cinema
Calle Real 53
Úbeda (Jaén)
Entrada de cine. Butaca. 3 octubre 1973

Teatro Ideal Cinema
Calle Real 53
Úbeda (Jaén)
Programa: "La Malquerida" (1939). José López Rubio. Intérpretes: Társila Criado, Julio Peña, Luchy Soto, Jesús Tordesillas. Adaptación cinematográfica de la obra teatral de Jacinto Benavente

"Historias para no dormir" (1966-1982). Narciso Ibáñez Serrador
Serie de terror protagonizada por Narciso Ibáñez Menta en sus inicios. Fue un gran acontecimiento en la historia televisiva.
Emisión con 2 rombos (mayores de 18 años)
Primera Cadena (VHF)
Televisión Española

Teleprograma. Viernes 17 de abril de 1987
Viernes Cine: "West Side Story" (1961). Robert Wise
Televisión Española era la principal escuela de cinefilia para los adolescentes que vivían lejos de las grandes ciudades y sus filmotecas

 Mis primeros acercamientos al cine de “mayores” y  de calidad para una niña fueron en Úbeda, pero en la televisión. Cita ineludible nocturna y en fin de semana, ya que en mi pueblo solo había dos cines: el comercial en que rara vez programaban algo para desarrollar la cinefilia y otro en el que programaban esas películas con las que los españoles cruzaban la frontera al sur de Francia antes de morir Franco y que después en los 80 decayeron en cines con proyecciones de películas “S”, prohibidas para mí, pero que en los paseos con mis amigas terminábamos visitando para observar con inquietud los carteles con tímido disimulo. Y esa categoría me conduce, como a todos los de mi generación, a esa clasificación que daban en la tele de uno o dos rombos que mis hermanos y yo veíamos con emoción contenida esperando que mi madre no se hubiera dado cuenta o se quedara dormida. Las miradas de complicidad con ellos por que íbamos a ser partícipes de algo prohibido nos provocaban una cohibida y pícara sonrisa que pasaba al rubor o la decepción según de qué película se tratase, como si esperáramos una explosión de lo desconocido en nuestras vidas o la entrada directa al mundo deseado y oculto de los adultos. Mucha inocencia rondaba por ese salón que recuerdo perfectamente, con sus muebles, cuadros y libros. Y así continuaba estudiando en el Colegio y sacando buenas notas entre películas, danza y deporte.


"La Nuit américaine" (1973). François Truffaut
Cine dentro del cine
Sueño del niño que roba los carteles de "Citizen Kane" en un cine.
Una imagen con un poder hipnótico extraordinario: el deseo "voyeur", la "escopofilia" (pulsión de mirar) descrita por Sigmund Freud. El cine tiene un poder libidinal: el deseo del espectador se sublima en el del personaje.
El pase de esta película por TVE el 25 de septiembre de 1985 en el Ciclo Truffaut fue un hito cinéfilo

 Uno de mis más añorados recuerdos, aparte de descubrir a Katharine Hepburn en “Bringing Up Baby”, Bette Davis en “The Letter” o Joseph Cotten en “The Shadow of a Doubt”, fue encontrarme con “La Nuit américaine”, de Truffaut.  El director que más me gusta de la Nouvelle Vague al que, aunque no se encuentra entre mis grandes preferidos, sí le debo parte de mi inicio en la cinefilia. Observar el proceso interno del rodaje en el cine me abrió la mente; fue la primera vez en mi vida que fui consciente de ese lado más laborioso, duro, conociendo la otra cara de los actores y director más humana en toda su extensión y de lo que significaba la posición de la cámara, las indicaciones, ensayos y errores en la actuación. Y me dije: “el cine es lo mío”. Recuerdo emocionarme con la música de Georges Delerue, sin saber que era él, claro, pues yo, que estaba estimulada por los estudios de música, pensaba que se trataba de un compositor de música clásica. Esa pieza que seguramente todos tengamos en mente me sigue acompañando hoy en día, siendo raro el fin de semana que no la escucho. Siempre se comenta que los olores te transportan en décimas de segundo al recuerdo más remoto, que creías olvidado, pero también la música lo hace, por su veloz capacidad conductora a la emoción directa, melancólica o feliz, despertando lo más íntimo y personal en un instante, aunque nos provoque esa “saudade” que tan bellamente describen los portugueses. 

 Mi padre trabajó un tiempo antes de nacer nosotros transportando los rollos de celuloide de acá para allá en carreteras de tercera para proyectar los fines de semana en los pueblos de Jaén. Mi madre nos contaba cómo iba corriendo de un sitio a otro con su moto cambiando los rollos y temiendo no llegar a tiempo y que la gente gritara. Pero su ausencia en la vida familiar por razones que no voy a expresar y su temprana muerte, nos privó de su cinefilia en conversaciones, aunque sí nos dejó su huella en forma de libros y discos de bandas sonoras que compraba cuando iba de viaje y que disfrutábamos en casa. 

Cine Aliatar (1942-2007)
Calle Recogidas
Granada
En la imagen se ve el cartel de la película italiana "Qua la mano" (1980). Pasquale Festa Campanile. El ridículo título español era "Horacio y el bailón de Don Fulgencio" y estaba protagonizada por Adriano Celentano

Cine Madrigal (1960)
Carrera de la Vírgen 14
Granada
Colas en el estreno de "Ghost" (1990). Jerry Zucker. Estrenada en España el 14 de diciembre de 1990

Cine Club Universitario: Estrella Millán Sanjuán
Carnet nº 002362
Secretariado de Extensión Cultural. Universidad de Granada
Curso 1990-1991

Estrella Millán Sanjuán
Granada. 1994

Los libros de cine de Estrella Millán Sanjuán
El inicio de la colección
Javier Luengos: "Cine Cien. Un siglo de películas"

André Bazin: "¿Qué es el cine?"
Rialp

David Bordwell & Kristin Thompson: "El arte cinematográfico"

François Truffaut: "El cine según Hitchcock"
Alianza Editorial

Apuntes de cine de Estrella Millán Sanjuán
Curso de Historia del cine que organizó el CEP de Almería

 Mudarnos por el trabajo materno a Granada en 1986 significó un salto cualitativo para mí. La cantidad de cines que había en la capital me sorprendió, ¡tenía dónde elegir! Posterior y lentamente esos cines de los barrios y calles del centro fueron desapareciendo progresivamente, pero aún no era consciente yo de ese proceso de destrucción del cine en sala y del que ahora no existe vuelta atrás. Iba varias veces en semana, prefiriendo gastarme el dinero en películas más que en ropa en una etapa adolescente en que se da normalmente mucha importancia a la indumentaria. Conocí tres años después al que sería mi marido y el cine formó parte de nuestro enamoramiento y nuestras vidas universitarias. Recuerdo sacarnos el carnet de Cine Club Universitario que renovábamos cada año para que saliera más económico e íbamos descubriendo todo tipo de cine, el más y menos comercial y sacando muchas en un videoclub del barrio mientras conformábamos nuestros gustos cinéfilos. 

 Con una mezcla de risa y melancolía añoro cuando ya en Roquetas de Mar en 1995, casados, nos enteramos de que en Almería pasaban por lo de la celebración del centenario del cinematógrafo, “El acorazado Potemkin”, de Eisenstein. Ese mismo año había adquirido varios libros de cine de la librería de mi hermana Julia con gran ilusión, pues me dije que en ese año de oposiciones me dedicaría a leer y formarme en cine cuanto pudiera. Conocía esa película muda por un libro y saber que podía verla en un teatro con acompañamiento musical me causó mucho impacto nada más que con pensarlo. Allí asistimos mi marido y yo con gran expectación, como un acto “religioso” ineludible. Salimos flotando, atrapados en un sueño por ese montaje frenético, esa fuerza descomunal, la música en directo. Nuestra primera vez. Y si antes reflejé que este episodio en nuestras vidas me causó risa fue por entrar en la antesala a la madurez de mi cinefilia y darme cuenta de que la terrible escena de las escaleras de Odessa había sido “homenajeada” en otra película norteamericana que me gustó en su tiempo y que ahora me producía sonrojo acordarme de ella. Añoro también ese curso de Historia del cine que organizó el CEP de Almería y que me dejaron inscribirme a pesar de aún no ser profesora. En la actualidad los hago online, modalidad que surgió después del confinamiento mundial, por el que muchas Escuelas tuvieron que adaptarse y reorganizar su actividad docente que ya se ha implantado como una opción más.





Collages de actores y actrices de cine hechos por Estrella Millán Sanjuán con coleccionables de revistas de cine

 Pasaron los años en otro destino cuando ya me convertí en profesora y compraba coleccionables de revistas de cine que recortaba para hacerme cuadros baratos, pero vitales para mí, con unos collages de actores y actrices clásicas. Cuando los miro con perspectiva pues hace poco que abrí esa caja de  Pandora donde guardo recuerdos, me doy cuenta de la invasión de Hollywood en esas revistas, de la que no era consciente en mi juventud. Apreciar y formarme en otro tipo de cine de diferentes países y culturas resultó de una tarea autodidacta posterior.

 Y llegó la escritura. Ver cine, leer muchas reseñas –lo hacía desde pequeña, me encantaba en mi juventud leer críticas en periódicos y revistas– me animó en la reclusión por el virus mundial a coquetear con eso de hablar de cine, a sabiendas de mi total inexperiencia en esas lides. Sin vergüenza, ni miedo al ridículo algunos, juntaba frases que me surgían mientras pensaba lo que me generaba tal película o tema y así pasaban los días, entre correos y trabajos que corregir del alumnado también.

 Y así continúo, escribo, publico en mi blog personal-laboral y otros estupendos, sin ningún objetivo concreto, simplemente por la satisfacción.  También en grupos de cine de RRSS que me han regalado la oportunidad de conocer virtualmente personas muy interesantes por la pasión cinéfila que compartimos. Cercanas en su lejanía.
 
 No soy escritora, ni lo pretendo, pero me da alegría llegar a alguna gente. ¿Solo pueden escribir los profesionales? No lo creo. Y más en los medios en que yo lo hago. Pero me agrada tanto haber seguido la estela de mi madre a la que también le motivó siempre pintar y escribir y que, por fin, pudo ver hecho realidad su sueño de reunir muchos de sus textos y dibujos en un entrañable libro, vital para ella, la familia y amistades más allegadas. Y también me complace cuando algún compañero me anima y aplaude mi labor en el Instituto alentándome, por ejemplo, en un correo reciente, a seguir porque “mi trabajo en el blog constituye aire fresco y cultural dentro de esa frialdad funcional y burocrática” que inunda los Institutos de Secundaria.

 Y otra de las razones más importantes por las que escribo es para dar respuesta a mi hijo, Héctor, cuando me pregunta numerosas veces: ”Mamá, ¿tú por qué escribes tanto?”. Y yo le contesto: “Para que el día que lo decidas, lo leas tú”.

Estrella Millán Sanjuán
Agosto 2022

Selección de imágenes (cedidas por la autora) & Comentarios de pie de foto: Francisco Huertas Hernández

*****
Comentarios de nuestros lectores:

- Francisco Huertas Hernández: "El sentido de una vida puede tener en la metáfora electromagnética del imán una fuerza clarificadora. El imán que atrajo la atención y sensibilidad de Estrella fue la belleza plástica del cine y la verdad de sus historias. Como limaduras de hierro los afectos e ideas de Estrella se dirigieron inexorablemente hacia el séptimo arte con la guía de su madre y el ejemplo de su padre. Como el hierro es un material ferromagnético, un campo magnético induce a cada partícula para que se convierta en una pequeña barra magnética. Este proceso recibe el nombre de imantación o magnetización. Imantación fílmica a 24 fotogramas por segundo. Felicidades"

8 comentarios:

Jesús dijo...

Muy emotivo y maravillosamente narrado.

Anónimo dijo...

Muy bonito

ACORAZADO CINÉFILO dijo...

El sentido de una vida puede tener en la metáfora electromagnética del imán una fuerza clarificadora. El imán que atrajo la atención y sensibilidad de Estrella fue la belleza plástica del cine y la verdad de sus historias. Como limaduras de hierro los afectos e ideas de Estrella se dirigieron inexorablemente hacia el séptimo arte con la guía de su madre y el ejemplo de su padre. Como el hierro es un material ferromagnético, un campo magnético induce a cada partícula para que se convierta en una pequeña barra magnética. Este proceso recibe el nombre de imantación o magnetización. Imantación fílmica a 24 fotogramas por segundo. Felicidades

Estrella dijo...

Este texto lo publiqué hace muy poco en este grupo y gustó mucho. Lo amplíe con más datos y experiencias autobiográficos y aportando fotos particulares.
Me encanta el resultado, queda muy completo y es un texto entre íntimo y publicable para que personas cercanas o no tanto lo disfruten. Hay mucho de mí ahí, sentimientos hondos y experiencia vital eterna.
A mi familia le ha gustado mucho, pues mi vida forma parte de la suya y alguno de los episodios que narro les acompañaron también.
Un recorrido en torno al cine y otros aspectos vitales que ha sido muy satisfactorio escribir y rememorar. Sensibilidad y emoción reunidas. Y ahí queda para siempre tan bien acabado por tu labor, Francisco. Muy agradecida.

Anónimo dijo...

HERMOSO

MARCELO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MARCELO dijo...

Voluptuoso escrito que agiganta un sentir conocido por quienes ya te han leído con anterioridad, biografía, cimientos que hacen crecer la futura casa dividida en cuartos que se van llenando de libros, música y cine. Escribir es consecuencia de lo aprendido, comido, quien alimenta su interior debe legar lo aprendido. Que notable es poder sentir esto.
Fernando Pessoa

Cuanto más hondamente pienso, más
Profundamente me des comprendo.
El saber es la inconciencia de ignorar …

Anónimo dijo...

Precioso