domingo, 2 de febrero de 2020

"Ladri di biciclette", primera película vista por mi hijo en b/n. Estrella Millán Sanjuán. Granada


"Ladri di biciclette", la primera película en blanco y negro vista por mi hijo
Estrella Millán Sanjuán
Granada




El hijo de 10 años de Estrella Millán Sanjuán, Héctor, viendo su primera película en blanco y negro, "Ladri di biciclette" (1948). Vittorio de Sica
Maravillosa fotografía dorsal en blanco y negro.
Así se educa a un cinéfilo

 Hace unos días, leyendo una publicación del administrador, Francisco, se acercó el pequeño de la casa y se interesó por una película que tiene en el cartel a un niño. Me pregunta el nombre y le digo: es el "Ladrón de bicicletas" (Ladri di biciclette, 1948. Vittorio De Sica). Se obró el milagro: "mamá, quiero que sea mi primera película en B/N". (Hasta ahora se había negado en rotundo, por más que yo llevo tiempo insistiéndole)

"Ladri di biciclette" (1948). Vittorio de Sica
Lamberto Maggiorani (Antonio Ricci) y el niño Enzo Staiola (Bruno Ricci, hijo de Antonio) con la bicicleta

 La hemos visto y le ha gustado mucho. He tenido que darle al pause varias veces, porque a su corta edad y la época que le ha tocado vivir, no le encajan algunas cosas sobre esa época de posguerra. Pero lo que sí ha entendido es la verdad de esos actores, la mayoría no profesionales, del neorrealismo italiano, su desesperación por llevar una vida digna que les arrebató la II Guerra mundial y una frase tan cierta como: "a perro flaco, todo se le vuelven pulgas".

"Ladri di biciclette" (1948). Vittorio de Sica
Lamberto Maggiorani (Antonio Ricci). Le roban la bicicleta

 Una película casi documental, con pocos medios, de exteriores en su mayoría, que refleja las penurias de la clase baja que, por decisiones, como siempre, de los de arriba, se vuelven enemigos unos de otros, fruto de la necesidad y de llevar un bocado a casa.

"Ladri di biciclette" (1948). Vittorio de Sica
Planos del restaurante con Lamberto Maggiorani (Antonio Ricci) y el niño Enzo Staiola (Bruno Ricci, hijo de Antonio)

 La escena de los dos niños (pobre y rico), y el rico comiendo el queso mozarella le ha llamado la atención a mi hijo. Es tan elocuente y triste, que emociona.

"Ladri di biciclette" (1948). Vittorio de Sica
Niño rico comiendo en el restaurante

"Ladri di biciclette" (1948). Vittorio de Sica
Planos del restaurante con el niño Enzo Staiola (Bruno Ricci, hijo de Antonio)

 Una película sencilla, pero muy eficaz, de una Italia deshecha por la guerra como muchos otros países, que le valió muchos premios y que ninguna generación debe perderse. Imprescindible. Un saludo, cinéfilos.

"Ladri di biciclette" (1948). Vittorio de Sica
Poster italiano horizontal



4 comentarios:

Unknown dijo...

Gracias. Encantador

ACORAZADO CINÉFILO dijo...

Educar a un niño en el cine es tan importante como hacerlo en la literatura o la música. Ver películas es una manera de desarrollar el gusto y la apreciación por la belleza, vuelve más sensible a las personas, y nos acerca a vidas y épocas que no hemos conocido. Felicidades Estrella. La fotografía es muy bonita y además muy bien elegida

Estrella dijo...

Muchas gracias, de corazón, Francisco. No esperaba que lo publicaras en tu blog. De un texto sencillo en un grupo, has creado algo maravilloso para mí por lo que significa. Una sorpresa, la verdad. Eternamente agradecida por el detalle.

Anónimo dijo...

Obra maestra, maravillosa publicación