martes, 14 de agosto de 2018

Mis películas favoritas (44) - My Favourite Films. Autobiografía Fílmica - Francisco Huertas Hernández - Los 5 sentidos


Mis películas favoritas (44) - My Favourite Films
Autobiografía Fílmica
Los 5 sentidos
Francisco Huertas Hernández




"The Godfather. Part III" (1990). Francis Ford Coppola
Michael Corleone (Al Pacino)


 5 sentidos tiene la especie humana que le suministran información del medio externo. La vista ha sido el privilegiado, sea por la naturaleza misma -6 millones de conos y 126 millones de bastones en la retina- o por la cultura -las artes plásticas, el color en la ropa-, y en dura competencia con ella, el oído, del que la música -el único arte que no se da en el espacio- es la representación más pura. Lo audiovisual es el marco perceptivo humano, y en éste es donde se desarrolla el cinematógrafo, que fue de la luz y la sombra al sonido y el color. 
 Pero la gran pregunta que nos hacemos es qué fue de los tres sentidos menores, los olvidados por la cultura: el olfato, el gusto, el tacto. No existe ningún arte de estos sentidos. Y no tenemos medio de fijar para el futuro los recuerdos olfativos, gustativos y táctiles. Algo así como odorogramas, gustogramas y tactogramas. Conservamos los optogramas y audiogramas en fotografías, vídeos, películas, discos, archivos digitales de audio, pero ¿cómo recordar el sabor del plato de solomillo con escalivada de Inma del sábado 11 de agosto de 2018? 
 El cine no recrea la vida sino el marco audiovisual limitado a estos dos sentidos. Las curiosas producciones que tratan de cocina, perfumes y caricias solo entran por la vista y el oído y se interpretan con la imaginación y memoria holosensorial del espectador. Dice nuestra amiga Magdalena que los tres sentidos menores nos "animalizan", y, quizás, sea la cultura, o el progreso, la potenciación de lo óptico y lo sónico. Es paradójico el éxito de la gastronomía en la televisión donde ningún espectador puede oler ni gustar los platos. Ha sido reducida a espectáculo audiovisual. "Master Chef" no es más que un circo con payasos disfrazados de cocineros. 
 En las 10 películas que hoy traigo no hay más sabor que el picor de la mostaza, aunque en ella no es más que una parábola. El centro mismo de esta lista es la trilogía de "El Padrino", uno de los cenits del séptimo arte. Don Vito Corleone usa metáforas y analogías olfato-gustativas: "Revenge is a dish best served cold" y Sollozzo dice: "I don't like violence, Tom. I'm a businessman. Blood is a big expense". La sangre no huele ni quema en la pantalla, y eso ha hecho que hayamos encontrado el consuelo de la sublimación. Nuestro placer estético se construye sobre los instintos crueles desviados: otros matan por nosotros en la pantalla.
 Desde "Tabu" de Murnau donde el deseo humano rivaliza con la prohibición seudo divina a la castración brutal del sacerdote de Eloy de la Iglesia, pasando por el tacto inaprehensible de las mariposas muertas de "El coleccionista" de Wyler, la mala sangre de Carax, los espectáculos de un país bárbaro y sádico llamado España en "Lejos de los árboles" de Esteva, o el sufrimiento de la consunción en "Amour" de Haneke, todo un mundo de experiencias sensoriales hechas plano, grito, luz, susurro, pero sin sabor, gusto ni tacto


"Tabu" (1931). Friedrich Wilhelm Murnau


"The Godfather" (1972). Francis Ford Coppola


"The Godfather. Part II" (1974). Francis Ford Coppola


"The Godfather. Part III" (1990). Francis Ford Coppola


"The Collector" (1965). William Wyler


"Lejos de los árboles" (1972). Jacinto Esteva


"Mauvais Sang" (1986). Léos Carax


"El sacerdote" (1978). Eloy de la Iglesia


"El grano de mostaza" (1963). José Luis Sáenz de Heredia


"Amour" (2012). Michael Haneke


No hay comentarios: