sábado, 23 de noviembre de 2019

Recuerdos de cine de infancia. Estrella Millán Sanjuán. "El resplandor" (1980) / "El espíritu de la colmena" (1973). Úbeda (Jaén)


Recuerdos de cine de infancia
Estrella Millán Sanjuán
"El resplandor" (1980) / "El espíritu de la colmena" (1973)
Úbeda (Jaén)




Estrella Millán Sanjuán
De niña. Con 5 años
Úbeda (Jaén)
Es increíble el parecido con Ana Torrent


“THE SHINING” (EL RESPLANDOR). (1980). Stanley Kubrick
“EL ESPÍRITU DE LA COLMENA” (1973). Víctor Erice

 Me llamo Estrella y nací en un pueblo llamado Úbeda, en la provincia de Jaén. Una ciudad bellísima y cultural, renacentista en su arquitectura.


Iglesia de Santa María. Plaza de Vázquez de Molina
Úbeda (Jaén)
Postal antigua
Ed. Arribas 107

Úbeda (Jaén)
Sacra Capilla del Salvador

 Viví allí hasta los 15, ya que mi madre pidió traslado a Granada, ciudad en la que pasé 10 años, en los que disfruté durante la época de Bachillerato y Universidad de todas las películas que pude, ya que en los 80 y 90 todavía había muchos cines en la capital. Poco a poco asistimos al cierre de algunos históricos como el Aliatar, que ahora es una discoteca y un pequeño centro comercial. Sin embargo, el Madrigal, del que guardo muy gratos recuerdos, sobrevive sorprendentemente a pesar de las multisalas de los centros comerciales. Cuando nos mudamos a Granada, la primera película que vi en este cine fue “La mitad del cielo” (1986) de Manuel Gutiérrez Aragón, con una Ángela Molina guapa a rabiar. Y posteriormente, en 1990, en ese mismo, recuerdo ver “Ghost” en el que Patrick Swayze nos encandiló a las adolescentes.

Cine Aliatar (1942-2007)
Calle Recogidas
Granada
En la imagen se ve el cartel de la película italiana "Qua la mano" (1980). Pasquale Festa Campanile. El ridículo título español era "Horacio y el bailón de Don Fulgencio" y estaba protagonizada por Adriano Celentano

Cine Aliatar (1942-2007)
Calle Recogidas
Granada
Blanco

Cine Madrigal (1960)
Carrera de la Vírgen 14
Granada
Colas en el estreno de "Ghost" (1990). Jerry Zucker. Estrenada en España el 14 de diciembre de 1990

 Tengo muchos recuerdos sobre películas desde que era muy pequeña, vagos la mayoría, muchos de ellos de la televisión de los 70. Pero quiero destacar los que me sobrecogieron más en el cine, que es el medio que tenemos que reivindicar. 

Estrella Millán Sanjuán
Colegio General Franco. Úbeda (Jaén). 1982

 Mi madre ha amado y ama el cine y, desde pequeños, hizo que la acompañáramos muchas veces. 

 Antiguamente no se ponía especial cuidado en la conveniencia o no de la clasificación por edades, o eso percibía yo. El señor que nos recogía las entradas hacía caso omiso cuando entramos a ver "El resplandor" en el Teatro Ideal Cinema de Úbeda. Recuerdo que mi madre nos decía: “poneos de puntillas para parecer más altas”. ¡Qué risa! Y yo calculo que tendría 9 o 10 años cuando la vi, ya que los estrenos llegaban muy tarde a los pueblos. Me enfrenté a mi primera película de miedo de verdad en el cine. Quizá ya habría visto por esa época alguna de Frankenstein en la tele, pero, si me atemorizaba, seguro que me iba a mi habitación. Con "El resplandor" no había “escapatoria” posible. 

Teatro Ideal Cinema
Calle Real 53
Úbeda (Jaén)
Fachada

Teatro Ideal Cinema
Calle Real 53
Úbeda (Jaén)
Interior

Teatro Ideal Cinema
Calle Real 53
Úbeda (Jaén)
Entrada de cine. Butaca. 3 octubre 1973

Teatro Ideal Cinema
Calle Real 53
Úbeda (Jaén)
Programa: "La Malquerida" (1939). José López Rubio. Intérpretes: Társila Criado, Julio Peña, Luchy Soto, Jesús Tordesillas. Adaptación cinematográfica de la obra teatral de Jacinto Benavente

"The Shining" (1980). Stanley Kubrick
"El resplandor". Cartel español

"The Shining" (1980). Stanley Kubrick
"El resplandor"
Jack Nicholson (Jack Torrance)
Miedo de los de verdad

 Desde la butaca que apenas llenaba con mi pequeño cuerpo, me quedé perpleja y muda ante lo que veían mis ojos, la forma de narrar del genio Kubrick captó la atención de todos nosotros y de mi hermana Pilar a la que buscaba con la mirada de vez en cuando para encontrar un alivio momentáneo. Lo que parecían unas vacaciones en un hotel idílico, se convirtió en una pesadilla para la familia de ese escritor en horas bajas interpretado por Jack Nicholson de manera histriónica y perturbadora. La maestría con que nos condujo este director hacia el abismo que sufre el protagonista es perfecta. Recuerdo perfectamente empatizar con ese niño que recorre los pasillos con el triciclo de forma compulsiva, anunciando en cada secuencia el “laberinto” infernal en el que se van a ver inmersos él y su madre por los extraños acontecimientos que ocurren en ese hotel y el progresivo estado de locura en el que va sumiéndose el protagonista.

"The Shining" (1980). Stanley Kubrick
"El resplandor"
El triciclo
Danny Lloyd (Danny Torrance)

 Kubrick tuvo el acierto de narrar una historia de verdadero miedo y horror sin utilizar oscuridades, ni falsos trucos, ni tonterías. Durante un tiempo se me repetía la imagen de la habitación con la cascada de sangre y, sobre todo, la secuencia con el repetitivo hasta la saciedad "¡Redrum, redrum, redrum!", que no entendía el porqué de esa palabra a pesar de que en subtítulos ponía (asesinato). Después me lo explicaron.

"The Shining" (1980). Stanley Kubrick
"El resplandor"
Lisa & Louise Burns (Grady Twins)

  Y qué decir de las gemelitas. Y de la moqueta con esos dibujos geométricos setenteros en los que el niño se sienta a jugar en perfecta conjunción con ellos. Pero no tuve ningún trauma a pesar de mis 10 años. La recuerdo incluso con agrado, o se me ha olvidado si tuve que cerrar mis ojos en más de una ocasión. Sí recuerdo con más angustia cuando el niño se adentra en el laberinto al final, porque nos tocaba más de tú a tú por la edad.

"The Shining" (1980). Stanley Kubrick
"El resplandor"
Laberinto

 Este director tiene la particularidad de que ninguna de sus películas se parece a la anterior. Es increíble cómo hace un recorrido tan dispar con el denominador común de su perfeccionismo hasta la extenuación, una música enigmática y preciosa, buena dirección de actores, encuadres perfectos e historias interesantes.

"El espíritu de la colmena" (1973). Víctor Erice
Cartel original

"El espíritu de la colmena" (1973). Víctor Erice
Ana Torrent (Ana). Los ojos más enigmáticos de la historia del cine

 Otra de las películas que recuerdo con más cariño y me evoca más recuerdos es “El espíritu de la colmena” de Erice. Me viene a la mente perfectamente, como si fuera ayer, y ya ha “llovido” bastante, que mi madre me dijo: “Estrella, vamos a ver una película muy buena en la que sale una niña que se parece muchísimo a ti”. No sé si fue por la intriga de ver si eso era realmente verdadero o simplemente porque me encantaba ir al cine, pero allí que me encontré cara a cara con una Ana Torrent pequeñita, con unos ojos que traspasaban la pantalla y que transmitía una tristeza sutil en su forma de actuar. Más tarde la vería en “Cría cuervos” de Saura todavía siendo ella una niña, hasta convertirse en nuestra Ángela en “Tesis” de Amenábar.

"El espíritu de la colmena" (1973). Víctor Erice
Ana Torrent (Ana)

"El espíritu de la colmena" (1973). Víctor Erice
Ana Torrent (Ana), Fernado Fernán Gómez (Fernando) e Isabel Tellería (Isabel) en el bosque

 Esta película de Víctor Erice tuvo que estrenarse bastante más tarde en Úbeda, si no yo no la recordaría, ya que es de 1973. Tengo flashes de las niñas jugando, andando por una vía del tren, pero de lo que más me acuerdo es de la impresión que se llevó la pequeña con la película "Frankenstein", yo creo que por ser prácticamente simultáneo el sentimiento. Evidentemente si yo tenía unos 6 años cuando la vi, no entendí apenas nada, ni en qué época estaba ambientada, ni su poso de posguerra civil. 

"The Shining" (1980). Stanley Kubrick
"El resplandor"
Danny Lloyd (Danny Torrance)

 Pero sí volví a empatizar y ponerme en el lugar de la niña Ana (se llamaron igual), como me ocurrió con Danny de "El resplandor" y mirar la vida con sus mismos ojos de inocencia e incomprensión del mundo de los mayores.

 Agradezco a mi madre que nos inculcó el amor por el cine a todos los hermanos y a esos cines-teatros de los 70, incómodos y fríos algunas veces, pero rebosantes de cultura que han hecho que mi generación necesitemos alimentarnos de buenas obras de arte cinematográficas


6 comentarios:

ACORAZADO CINÉFILO dijo...

Estrella tenía ilusión de compartir sus recuerdos de infancia cinéfila con nosotros, con ACORAZADO CINÉFILO, con su familia, con sus amigos, con el mundo, en definitiva.
Lo primero que llama la atención es la selección de películas vistas... ¡¡¡por una niña pequeña!!!: "El resplandor" (una cinta de terror) y "El espíritu de la colmena" (una película de autor que apenas soportan las masas de espectadores acostumbrados al cine comercial) Es increíble que las viera, que su madre la llevara, que le gustaran, que las recuerde...
Lo segundo que sorprende es el parecido de la niña Estrella en Úbeda y la niña actriz Ana Torrent: esos grandes ojos son igual de penetrantes y enigmáticos...
Lo tercero es la evocación de esos cines perdidos en tantos pueblos y ciudades de España y del mundo. En Alicante es de juzgado de guardia la destrucción de algunos de esos cines, que vemos que se han salvado en otras ciudades, aunque esto es más impactante en Europa, con salas de más de 100 años en activo en Alemania...
Gracias Estrella por estos recuerdos, y esperamos que sigas colaborando en este blog que ya es el tuyo

Lluís Bonet dijo...

Pienso igual que Francisco, suerte y temeridad ver un film de puro terror y una de autor, no propias de edad temprana. Eso quiere decir que estabas curtida de buen cine de pequeña. El espíritu de la colmena la vi por la televisión a los 14 años o menos. Con dos canales había siempre discusión qué ver. Mi hermano gemelo y yo queríamos ver esta peli. Pero mi padre no estaba de acuerdo. Le convencimos y después de verla, la cara de mi padre era un poema: más larga que un día sin pan. Nos preguntó qué significaba todo, que no entendió nada. Le explicamos que era una metáfora BLA bla... Bueno, que no le gustó.

Estrella dijo...

Gracias Francisco. Has mejorado mi artículo con tu aportación tan elaborada. Enhorabuena por tu blog. Hay que valorar a esos padres que hicieron que tantas personas amemos el cine. Un saludo.

Estrella dijo...

Lluís Bonet. Pues sí, mis hermanos mayores y yo crecimos viendo buen cine, quizá estas de autor fuera mejor verlas más tarde, pero yo siempre digo que algo queda... Recuerdo ver el ciclo de Bergman de niña porque había dos canales y se ponía lo que decían tus padres y lo veías normal. Qué suerte tuvimos esa generación de ver obras maestras que nos han dejado un poso fundamental. Hace poco vi "La palabra" de Dreyer y le decía a mi marido en broma:¿Esto hay quién lo aguante? Si no hubiera estado educada en un cine pausado, en B y N, con contenido, con filosofía, la hubiera quitado a los 5 min.
Está muy bien la idea de Francisco Huertas de rememorar nuestras pelis de la infancia. Es terapéutico. Un saludo.

jdavdlopezsalas dijo...

Genial artículo. Lo de valorar a esos padres que nos inculcaron el amor por el cine lo suscribo al cien por cien

Estrella dijo...

Gracias, David. Leí también el tuyo. Muy bueno.