miércoles, 4 de agosto de 2021

Diario de Venta de Baños / Palencia. Octubre 1989. El debut de un profesor. Francisco Huertas Hernández

Diario de Venta de Baños / Palencia. Octubre 1989
El debut de un profesor
Francisco Huertas Hernández

Estación ferroviaria
UT 432-011 en un servicio Gijón - Madrid Chamartín
Venta de Baños (Palencia)
Años 80

  Soy dado a escribir memorias porque ando ya escaso de recuerdos. Ansío fijarlos en la escritura y hacerla navegar por los mares digitales. En este bloc verde se detallan mis inicios como profesor de Bachillerato en octubre de 1989 en Venta de Baños.

Mi Bloc Verde
Aquí están apuntados los gastos y vivencias de mi Debut como Profesor en Venta de Baños. Octubre 1989

 Tras la muerte de mi abuela Piedad el 22 de julio de ese año mi vida parecía estancada: sin trabajo, sin horizonte. Justo al pasar el verano llegó un telegrama -esos papeles azules que traía el cartero con noticias urgentes- en el que se me comunicaba que me había sido asignada una sustitución en el Instituto de Bachillerato de Venta de Baños y debía incorporarme inmediatamente.

Francisco Huertas Hernández
1991
Carnet Biblioteca Pública. Palencia

 La enseñanza media había vivido una ola de grandes huelgas estudiantiles en España desde 1987 en protesta por las reformas en la enseñanza universitaria, la eliminación de los exámenes de septiembre, la subida de tasas, la ley de 1984 que destinaba más dinero a la enseñanza concertada que a la pública, y la dificultad de acceso a plazas universitarias desde la implantación de la Selectividad en 1983. El 23 de enero de 1987 más de un millón de jóvenes salieron a las calles de toda España. El PSOE había hecho "el trabajo sucio" de la derecha: privatizaciones, reconversión industrial, OTAN, GAL, consolidación monárquica con opacidad total, conciertos económicos con la enseñanza católica. Aquellas huelgas, que los medios de comunicación manipularon con la imagen del Cojo Manteca (un chico vagabundo sin hogar), tuvo éxito y los estudiantes consiguieron algunas de sus reivindicaciones. 

Manifestación de estudiantes de Enseñanza Media. 1987
Madrid
Imagen: ABC

 España todavía tenía movimientos sindicales y sociales fuertes, como quedó claro en la Huelga General triunfante del 14 de diciembre de 1988 cuando los dos sindicatos obreros mayoritarios, CCOO (comunista) y UGT (socialista), protestaron contra la reforma del mercado laboral, que abarataba el despido e introducía los contratos temporales para los jóvenes trabajadores. Esta huelga se convirtió en una movilización general del descontento con la política económica del gobierno socialista de Felipe González entre su base social ante las continuas reformas en beneficio de la patronal.

 Éste era el contexto social en el que yo empecé en la enseñanza. Muy distinto -otro siglo, otros valores- al presente.

 En esos días yo ya era muy meticuloso, como se ha de ver en este bloc donde llevo una férrea contabilidad. En esa época yo no tenía ningún ingreso. Era mi primer trabajo de verdad tras unos episodios grotescos como comercial de una emisora pirata de radio, camarero en un restaurante alemán y profesor de francés de una academia estival. 

Estación del Norte
Madrid
¿Años 60?
Pinterest

 El jueves 19 de octubre atravesé España en tren desde Cartagena. Primero tomé un Talgo en la ciudad departamental. Costaba 4315 pesetas un billete en 2º. ¡Qué decir tiene que no existían internet ni teléfonos móviles/celulares! Así que los billetes se compraban en las taquillas. Recuerdo llegar a Madrid-Chamartín -cometí ese error- y tomar otro tren para la Estación del Norte desde la que seguí mi viaje en un Expreso nocturno a Gijón. En 1ª el billete me costó 2295 pesetas. En el compartimento de aquel tren viajaba un joven asturiano que llevaba en la maleta solo dos cosas: un paracaídas y una gaita. Muy extrañado quedé ante tal cosa.

Estación RENFE
Palencia
Abril 1997
Foto: Francisco Huertas Hernández

 A eso de las 2 y pico de la madrugada -o las 3, no sé- llegué a Palencia, la ciudad de mi infancia. Me alojé en el Hostal Roma, en la calle Alonso Fernández de Madrid, al lado de Correos, cerca de la Estación. La habitación costaba 1696 pesetas. Y no era gran cosa. Muy oscura. Mi padre veinte años antes también se hospedó allí, creo. La historia muestra sus hilos de continuidad: los hijos siguen la senda de sus padres -a favor o en contra, da igual-. Y la imagen de mi padre era muy grande.


Papá y yo en el Salón
Palencia. Febrero 1970

 ¿Cómo era España en esos días? En los 40 Principales en octubre eran número 1 Kaoma con la Lambada, Loco Mía -aquellos tipos de los abanicos-, Objetivo Birmania con "Los amigos de mis amigas son mis amigos", Dinamita pa' los Pollos y su tema "Toro Mecánico". Gobernaba el PSOE -como ahora-, pero con Felipe González, que volvió a ganar unas elecciones generales el domingo 29 de octubre, justo el día que regresé tras mi primera experiencia como profesor de instituto.

Objetivo Birmania: "Los amigos de mis amigas son mis amigos"
1989
TVE
Justo esta canción, tan ochentera en sus arreglos y en la estética de las chicas, era número 1 la semana en que empecé a trabajar. 20 Octubre 1989
Pop comercial muy inglés. Un calco de Bananarama

 El viernes 20 de octubre de 1989 fui a la Dirección Provincial del Ministerio de Educación y Ciencia y cumplimenté los impresos necesarios para mi nombramiento de funcionario interino. Rellené unos boletines para darme de alta en la Seguridad Social. Y luego, en tren, fui al Instituto de Bachillerato de Venta de Baños. No sé si me dieron el horario o lo que fuera, pero ese día no trabajé. 
 Me tocó dar desde 3º BUP, dos asignaturas: Filosofía y Ética, hasta 1º BUP una materia de... ¡Historia!, pasando por 2º BUP con Ética igualmente. Claro está que COU lo daba el catedrático, José Arranz. 

 Por entonces Filosofía era una asignatura importante, tanto que Arranz puso como Libro de Texto en 3º BUP el mamotreto "Symploké" de Gustavo Bueno, Alberto Hidalgo y Carlos Iglesias, un enorme volumen en blanco y negro y sin fotografías casi, lleno de circuitos, símbolos lógicos y matemáticos, y densas teorías de todas las ciencias imaginables, en la idea buenista de la filosofía como un saber que comenta las ciencias. Su materialismo constructivista del "cierre categorial" impidió el diálogo con ninguna otra teoría y se fue volviendo dogmático y agresivo procediendo a clasificar con categorías propias, y raramente comprensibles, los sistemas ajenos, para descalificarlos luego. Fue sintomático el debate -imposible- entre el eminente filósofo de la ciencia Mario Bunge y Gustavo Bueno en el Primer Congreso de Teoría y Metodología de las Ciencias, que se celebró en Oviedo -donde impartía clases el iluminado de Bueno- en 1982. Bunge admitió desconocer las categorías de Bueno por formar parte de un sistema cerrado, pero éste no dudó en descalificar el "adecuacionismo ingenuo" de Bunge, que era... ¡un invitado internacional de lujo! usando sus categorías sectarias.

 Tras guardar mi Horario fui a comer al Restaurante "Sandoval", frente a la Estación de Venta de Baños. El menú del día costó 600 pesetas y estaba compuesto de: 1º) Lentejas; 2º) Huevos Rellenos; 3º) Callos, más agua, pan y fruta. Allí me llevó el profesor de Filosofía, José, un catedrático de Valladolid que vestía con traje y mostraba displicencia por el mundo rural. Comió en nuestra mesa la profesora de Física y Química, Gloria. La discusión entre ellos dos -yo me limitaba a escuchar- giró en torno a los conflictos con el Director y la Jefa de Estudios, y sobre la cazurrería de los alumnos de los pueblos.

Ministerio de Educación y Ciencia
Dirección Provincial
Palencia
Franqueo Postal. 22 octubre 1989
La Dirección Provincial estaba en el centro, en la calle Lope de Vega. Ya no está allí

Francisco Huertas Hernández
Hoja de Servicios
Funcionario Interino. Profesor Agregado de Bachillerato
Instituto de Bachillerato. Venta de Baños
Nombramiento: 20 de octubre de 1989

 El sábado 21 de octubre fui a Valladolid, otra ciudad de mi infancia muy querida. Me admiró la Estación de Renfe. No tanto El Corte Inglés del Paseo de Zorrilla que llevaba poco tiempo abierto. Paseé por la ciudad. Y constaté su estilo señorial, con bellos edificios, grandes Paseos como la Acera de Recoletos, el magnífico Parque Campo Grande, y el majestuoso Paseo de Zorrilla, tanto en dimensiones, como su inicio en la Academia de Caballería. Las populosas calles comerciales del centro, peatonales, como Santiago o Constitución, y la Plaza Mayor. Lujosos comercios, grandes bancos, edificios restaurados y otros nuevos imitando el estilo del entorno iban inundando mi mirada atenta. Pero ya bajando de la Plaza Mayor hacia la Catedral y Santa María la Antigua la fastuosa contemplación de estos monumentos de la capital imperial se enturbiaba con el abandono de muchos edificios y la nota discordante de los bastante feos bloques de viviendas de los años 60 y 50 de ladrillo rojo que ocultaba la riqueza arquitectónica de la ciudad, rompiendo la unidad estética y la armonía. Ya en esa zona abigarradísima se empezaban a ver solares vacíos de fincas derribadas, abandono de ciertas calles. Una mezcla de lo que en esos años era la degradación de los cascos históricos de las ciudades y las lujosas cafeterías, mesones y comercios del entorno. Los jardines de la Catedral, la Plaza de Santa Cruz o la Universidad me gustaron, no obstante.

 Mención especial para el Valladolid de mi niñez: San Pablo, el Paseo de Isabel la Católica, la calle de San Quirce, la calle Imperial, la Avenida de Santa Teresa, y, por supuesto, la calle de la Pelota, nuestra casa, que vi y estaba igual -habían pasado solo 17 años-. La tienda de ultramarinos debajo, el garage en la acera de enfrente, y hasta el mismo pavimento de adoquines, ya desaparecido del resto de la ciudad. La calle de la Pelota seguía allí como si el tiempo no pasara por ella. Incluso mi escuela.

Valladolid. Verano 1972
De izquierda a derecha: yo, mi hermano Ricardo, mi madre, mi abuela Piedad ("Mami")
Jardines de la Rosaleda - Paseo de Isabel la Católica

Valladolid. Verano 1972
De izquierda a derecha: mi abuela Piedad ("Mami"), mamá, yo, Ricardo
Jardines de la Rosaleda - Paseo de Isabel la Católica

Valladolid. Verano 1972
Posando en el balcón de casa. Calle de la Pelota
Esta foto es de las que más me gustan. Algo que perdí para siempre está presente en esta imagen infantil

Valladolid. Verano 1972
Plaza de San Pablo
Sentado encima del Escudo de la Ciudad y delante de la Estatua de Felipe II (nacido en Valladolid)
Yo tenía aquí una sonrisa sin dientes, un flequillo y unos pantalones cortos muy de la época

  Y lejos de allí, Campo Grande, el estanque, los patos. Los pavos reales de mi infancia, que no vi.

 Palencia es una Valladolid en pequeño. Estas ciudades tenían mucha vida por el tráfico ferroviario. ¡Por Valladolid pasaban 85 trenes diarios en 1989!
 Comí en Pucela (nombre familiar de Valladolid) en un restaurante económico y muy bueno. Por 675 pesetas el menú del día: 1º) Sopa Castellana en cuenco de barro y cuchara de palo; 2º) Ternera Estofada. Una botella de rosado (clarete) de la tierra, pan y fruta.

Restaurante Sandoval
Avenida de la Estación, 101
Venta de Baños (Palencia)
Fachada

Restaurante Sandoval
Avenida de la Estación, 101
Venta de Baños (Palencia)
Mesas

 Voy recordando que abrí una Cartilla nueva en la Caja Postal de Valladolid.

 El domingo 22 de octubre de 1989 paseé por Palencia. Estuve en la Catedral por la mañana. Compré "El Norte de Castilla". Llovió sobre las ocho de la tarde.

 El lunes 23 de octubre de 1989 debuté como profesor con poca fortuna. Compré un paraguas en Simago: 1250 pesetas. Fabricado en poliamida por Juan Ferrer Prat S. A. Compostela Industrial. El tren de Palencia a Venta de Baños me costó 80 pesetas. Conocí a la profesora de Ciencias Naturales, leonesa, que iba en tren todos los días al instituto, y a la de Latín, también leonesa, aunque vivía en Palencia. Ésta última me trajo de regreso a Palencia en su coche.
 Comí en el Sandoval con el profesor de Dibujo, Cipriano, y la profesora de Ciencias. Hubo otro profesor más del que no tomé nota. Solo sé que le confundía con el Director. Me dijo que le hubiera gustado enseñarme la parte norte de la provincia: Aguilar de Campoo, Cervera de Pisuerga...

 Perdí la 1ª clase por la lluvia y por haber tenido que ir a la Dirección Provincial a comunicar el cambio de cartilla para cobrar la nómina. Las clases comenzaron bastante mal, sobre todo con 1º BUP A, que se pitorrearon de mí, a pesar de ser pocos y separarlos -¡y luego dicen que los alumnos de BUP eran mejores!-. Tuve que echar a dos al pasillo. Eran muy pequeños. Algunos parecían tener 8 años. Como iba a estar solo 5 días les importaba una mierda lo que yo dijera. Con los de 3º de BUP fue mejor, aunque no mucho. Indiferentes, incluso hostiles, aunque no dan la lata al ser mayores.

Instituto de Secundaria Recesvinto
Carretera de Tariego
Venta de Baños
Supongo que fue aquí donde trabajé. Ésta es una imagen actual del "Norte de Castilla"

 La Jefa de Estudios no me cayó demasiado bien, tampoco el director. No ayuda el que yo sea tan tímido, sin experiencia, y con aspecto de alumno. Parece que al resto de profesores tampoco les caían bien. Cipriano y la de Ciencias me han explicado cosas del Director, Arturo.

 (Sigo transcribiendo pasajes de mi Diario. Por eso es importante hacer esta anotación: el tiempo de la narración. Si me situó en 2021 uso el pasado, pero el Diario -escrito en 1989- utiliza el presente. Así que los alternaré. El presente da a los acontecimientos valor, vida, que siempre es presente)

 El catedrático de Filosofía, pedante, ha aparecido esta tarde por el instituto. He cambiado breves impresiones con él. Me veo raro en este ambiente. No me veo como profesor, ni por la pinta, ni por los conocimientos, ni por la experiencia. Todos, hasta los críos, se quedan pasmados de que haya venido de tan lejos para una semana. Es absurdo. Y menos mal que estoy en Palencia, y hay muchos trenes...

 La comida de hoy estaba compuesta por: 1º) Sopa; 2º) Tortilla de Jamón y Patatas, muy poco hecha; 3º) Lomo con Tomate, vino, agua, pan y mandarina...




Mi Bloc Verde
Octubre 1989
Diario - Registro de Gastos
Mi debut como profesor en Venta de Baños
Una reliquia que conservo

 Y de repente leyendo estas estupideces me pregunto: ¿qué debe contarse en un Diario? ¿Listas de hechos, menús, precios, gastos, la impresión que las ciudades causan en el alma, conversaciones maledicentes, yoes de antaño que ya no existen hogaño, y, quizás, tampoco interesan...?

 En la capital, al acabar las clases -mañana y tarde- cené en El Casero. ¿Cómo iba a saber yo que años después yo iría a ese Bar de la Calle Mayor con mi amigo Miguel Ángel? Rebozado de jamón y huevo, cerveza y pan. Esa fue mi cena.

 El martes 24 de octubre de 1989 desayuné en la Estación de Palencia. Y el precio del billete de tren a Venta de Baños fue el mismo que el del desayuno: 80 pesetas.

 He comido en el Sandoval con el cura, Rafa, y con el profesor de Lengua y Literatura de difícil nombre, Aproniano. El cura, aparte de profesor de Religión, párroco de Venta de Baños, es entrenador del Villada, equipo de 1ª Preferente. El domingo juegan en Venta de Baños. Esto ha provocado gran interés entre los lugareños del Sandoval. El otro profesor, de extraño nombre, parece que juega o jugó al Futbito, y acaso sea también Entrenador. El menú de hoy era: 1º) Fabada; 2º) Bacalao con Tomate y Huevo Frito, vino, agua, pan y fruta (mandarina, por la comodidad).

 Las clases de hoy han resultado más tranquilas. Mi grupo favorito es 3º A, Letras. He explicado el Primer Tema, con más tranquilidad que ayer. He tenido Ética con 2º. Peliagudo, pero no ha salido del todo mal. La clase de 1º A de Historia la ha dado Olimpia en mi lugar. Con ella los gamberretes se han portado bien. Me ha sugerido que el jueves les ponga una película: "En busca del fuego", sobre la Prehistoria.
 Hoy he conocido a otra profesora de Física y Química, Celia, de Salamanca. Vive en Venta de Baños. Es muy joven. Aprobó las oposiciones este año. Es su primer destino. En general, me llevo bien con los otros profesores, y, sobre todo, con los más jóvenes, con la de Latín, Celia, y la de Ciencias. He conocido a una catedrática de Inglés, y el cura parece un buen tipo, corpulento y deportista. Los más refractarios son el Director, el de Filosofía y la Jefa de Estudios, aparte de a los que no me he dirigido. Con Celia y con la leonesa (bueno, no es tan joven, debe llevar ya seis o diez años trabajando) tengo más en común: la inexperiencia. Además son gente sencilla. La leonesa, muy orgullosa de sus orígenes rurales odia -o detesta cordialmente- al gedeónico catedrático de Filosofía, José Arranz. Hay diferencias, bastantes, entre los profesores. Aparte de mí, que NO soy uno de ellos, se nota la distancia entre jóvenes y mayores; entre los que viven en la capital del "Imperio", Valladolid, y los que son de provincias; entre los que llevan tiempo aquí y los que acaban de llegar... Yo no tengo nada que ver con esta historia. Mi papel es casi de espectador.

 (Para el lector presente habla el narrador presente: Cuando me llegó el telegrama yo había trabajado en la emisora de radio, y opositaba a Administrativo de la Seguridad Social, y, antes, a Gestión Postal. Muy alejado de la enseñanza. Aunque es verdad que presionado por mis padres me presenté en 1989 a las Oposiciones de Profesor de Filosofía en Madrid)

 Después de comer he ido andando a la Iglesia de San Juan, uno de los pocos restos de arte visigodo, del siglo VII, con añadidos góticos. Bajo un sol inclemente he caminado unos 3 kilómetros desde el Restaurante Sandoval a la iglesia, situada a la salida de Baños de Cerrato. He tenido que ir a buscar al Guía a su casa para que abriera el templo y me lo enseñara. Por el camino unos hilos flotantes se me pegaron por la cara como telas de araña de otros mundos. He visto los árboles del pueblo cubiertos de estos filamentos. Tras ver la pequeña iglesia de piedra he decidido que estoy harto de arte -curioso trabalenguas- y que no pienso andar más por el campo envuelto en hilos de desagradables plantas para ver ningún montón de piedras por muy visigodas que sean. Que los monumentos están en el interior de las ciudades, sí; si no, no... 
 (Matizo estas palabras desde el hoy incierto: la Ruta del Románico palentino por montañas y valles es algo increíble)

Iglesia de San Juan. Siglo VII
Baños de Cerrato. Venta de Baños (Palencia)
Postal antigua

 (Omito unas reflexiones autopunitivas sobre mi soledad -¡ah, siempre me habitó desde dentro. Solo Inma la venció!-; mi apego a padres, abuela fallecida, hermano; sobre la centralidad de Castilla en las comunicaciones; sobre la forma de hablar castellana y mis intentos de imitarla -¡pero si debió quedar algo en mí de niño, igual que el francés!- y la comparación con la prosodia murciana que omite fonemas... En fin, algunos comentarios ofensivos y brutales sobre mí y las gentes del sur que no quiero compartir... Además ya no estoy de acuerdo. Solo el deslumbramiento de lo diferente lo explica. El Norte como Utopía para quien viene del cálido Sur, como el Sur es Ideal de quien viene de las frías tierras septentrionales)

 ... Yo me siento tan bien en estas tierras escuchando a la gente sencilla hablar con sus leísmos y laísmos... nadie es perfecto. La belleza y pureza de los sonidos de este castellano me recuerdan la pureza y austeridad de la arquitectura románica y gótica, y la difícil uniforme belleza de las infinitas llanuras de cereal con sus chopos de ribera...
 Hay en Palencia ciudad, en Valladolid, una grandeza latente, un abolengo no del todo perdido, recuerdos de un pasado imperial desconocido en ciudades mediterráneas del sur...

(Injustas apreciaciones sobre el barroco y el carácter mediterráneo siguen a continuación y las elimino)

 ... El barroquismo es la expresión de la exageración del arte... (Luego supe que para Alejo Carpentier todo arte es barroco, produce/expresa lo "real maravilloso")
... Cuando no se está seguro de la medida justa de la belleza, cuando no se posee más que un espíritu de acaparar formas, comprimir, retorcer, abultar, en fin, negar el arte...
 (Muchas líneas con esta oposición algo simplista desarrollé)

Iglesia de San Lázaro
Palencia
Abril 1997
Foto: Francisco Huertas Hernández
Construida en estilo gótico a partir del siglo XIV. El aspecto "reconstruido" se debe a la reforma de 1955-1959.
Apenas tres años después, en 1992, trabajé en el Instituto Virgen de la Calle en la Avenida Casado del Alisal, al lado de San Lázaro. En ese instituto conocí a mi amigo-hermano Félix, que no quiso seguir viviendo en 2018.
La fotografía puede resultar "fea" por la acumulación de automóviles en la parte inferior, pero ofrecen un "aire de época" (zeitgeist) valioso

 Llegamos al miércoles 25 de octubre de 1989:
 He comido en el Sandoval con Cipriano, Gloria (Física y Química) y Rafa, el cura. Menú: 1º) Sopa; 2º) Huevos preparados con Jamón en molde cúbico con salsa de tomate; 3º) Filete de Ternera con Patatas, agua, pan y mandarina.
 
 El horario de los miércoles es de 5  asignaturas en bloques de 50 minutos, es decir, jornada continuada, con descanso a la tarde. Gloria y Rafa tenían una reunión con José para la coordinación de tutorías. Como llegué fuera del horario di la clase de Filosofía de 3º A a última hora. Tanto en Ética como en Filosofía con 3º hoy no hemos hecho absolutamente nada. Ellos me han dicho que les pareció muy aburrida la clase de ayer, así que he interrumpido la explicación. De todas formas nada se va a perder...

 (Aunque en el Diario Verde no se menciona, yo, por la noche, en mi habitación del Hostal Roma, me preparaba las clases del día siguiente leyendo el mamotreto de Gustavo Bueno: algo de Antropología Cultural. Todo aquello me resultaba excesivo en contenido para alumnos de Bachillerato, pero el catedrático Arranz quería imprimir su huella -indirecta, porque él no tenía 3º BUP- en aquellos muchachos. ¿Sería "buenista", esa secta enloquecida de la que tuve la desdicha de toparme con un ejemplar hace no muchos años?)

 ... En Ética hemos hablado de sueños y espiritismo. En Filosofía de otras chuminadas campestres. Casi las mismas conversaciones que tenía con Pepe en la Jijonenca hace unas semanas.
 Durante el recreo he ido con Celia y con la catedrática de Inglés al bar a tomar café. Al final no he ido a Burgos. Demasiado precipitado. Quizás en otra ocasión, o tal vez nunca...

 (Yo tenía 25 años en octubre de 1989, y con mi "síndrome de Dorian Gray" que me hacía parecer 26 años más joven, era evidente que las alumnas estuvieran más cerca de mí en edad que muchas profesoras. Una chica de 3º me dijo que mi novia (?) estaría muy contenta con todo lo que sabía (?) de tareas domésticas -tuve una asignatura cuando alumno en BUP llamada "Hogar" donde nos enseñaban a coser, bordar y hacer pasteles-. Respecto a mi aspecto infantil tuve que pedir a las señoras de la limpieza una tarde que me dejaran pasar porque yo era un profesor)

 (Mi rutina estaba establecida: desayuno en Estación de Palencia, Tren a Venta de Baños, clases por la mañana, comida en el Sandoval, clases por la tarde, comprar el periódico, cenar cualquier tapa en Palencia, y estudiarme el libro "Symploké" de Gustavo Bueno y Alberto Hidalgo)

Gustavo Bueno, Alberto Hidalgo y Carlos Iglesias: "Symploké"
Ediciones Júcar
Este libro fue objeto de polémica porque el Gobierno del PSOE no lo aprobaba por cuestiones didácticas y metodológicas. Bueno -siempre beligerante, pues no sabía comunicarse sino era para atacar- acusó de persecución política al Ministerio de Educación y Ciencia socialista. El curso 1989-1990 el libro ya estaba aprobado pues yo tuve que enseñarlo. Afortunadamente solo estuve cinco días dando clase. Aquello era excesivo e innecesario, y presuponía una formación científica en los chicos de 16 años propia de Premios Nobel

 El jueves 26 de octubre de 1989 tuve que ir a la Dirección Provincial del M.E.C. a aclarar mi tipo de contrato y la procedencia del despido. Se ve que algún profesor me habló de esto, porque yo lo desconocía.

 He comido en el Sandoval: 1º) Arroz a la Cubana con dos Huevos; 2º) Pollo Guisado, vino, agua, pan y mandarina, y café con leche. En la mesa estábamos Olimpia, uno de Valladolid, Aproniano, Rafa y Cipriano. Apenas he hablado. Tuve una desastrosa clase en 2º. En 1º y 2º mal. Uno de 2º me provocó e hizo frente. Durante la proyección de la película con 1º me sentía hundido. Menos mal que tengo cursos muy buenos: los de 3º, sobre todo el de Letras, y 1º B, son muy agradables. 1º A y 2º A-B de Ética son (...). No todos, pero siempre pagan justos por pecadores. Lo de hoy es inadmisible.
 (Con el tiempo y el penar supe que esto de dar clase es menos una cuestión de saberes que de control emocional. Aparte de salud y entrenar físicamente, el profesor debe tener una autoestima fuerte y una vida familiar armónica para enfrentarse a unos chicos que, en su mayor parte, no quieren aprender)
 Regresé a Palencia por la tarde con Gloria, profesora de Francés. Le conté lo sucedido y estaba indignada. ¡Hasta dónde llegará la degradación de la autoridad del profesor y la insolencia y desvergüenza de (...) La catedrática de inglés también mostraba su indignación...

 He recibido la carta de despido. Me he quedado asombrado. ¿Eso significa que he sido contratado laboralmente y no he sido nombrado funcionario interino?

Cese. Instituto de Bachillerato. Venta de Baños
Carta de 20 de noviembre de 1989
Dirección Provincial. Ministerio de Educación y Ciencia
Calle Lope de Vega, 20. Palencia
Firmado: Director Provincial: Rafael Moreno Márquez

Francisco Huertas Hernández
Cese. Funcionario Interino. Cuerpo de Profesores Agregados de Bachillerato
29 de octubre de 1989
Instituto de Bachillerato. Venta de Baños

 El viernes 27 de octubre de 1989 fue mi último día como profesor en mi primer destino

 Esto se acabó. Hoy he terminado las clases en el Instituto con una multitudinaria reunión de ambos Terceros para hacer un Debate en el que ha habido un tremendo alboroto (Imité un Tribunal Popular, un programa de televisión muy famoso, en el que un abogado y un fiscal defendían y criticaban algún asunto, y un jurado del público tras escuchar argumentos y testigos aportados votaba al final. No sé cuál fue el tema elegido, pero lo pasamos bien, y recuerdo la cara del catedrático Arranz mirando por el cristal de la puerta atónito)

 En 1º puse un examen (Historia). No tuve oportunidad de despedirme de los profesores, excepto de cuatro. En la comida hemos vuelto a coincidir, como hace una semana, Gloria, José, Aproniano y yo. El catedrático de Filosofía llevó la voz cantante. Yo interpreté los silencios de la partitura.
 La comida de hoy: 1º) Berzas; 2º) Lenguado; 3) Filete con lechuga, pan, agua y melocotón en almíbar. Café también. Pagué.

 Trascrito, resumido o comentado este bloc no resulta nada interesante. El fin de semana lo pasé en la... ¡Pensión Belmonte! de la calle Gamazo de Valladolid.

 El domingo 29 de octubre de 1989, jornada electoral a la que se presentaba el profesor al que sustituía, viajé de regreso al sur.

 El descubrimiento de mi vocación de enseñar fue más tarde, en el Instituto de Bachillerato Victorio Macho, en mayo de 1991, en Palencia. Y creo que fue observando los Power Point de Inma en 2007 en la asignatura de Referentes Clásicos en las Manifestaciones de la Vida Moderna en el IES Victoria Kent cuando despertó en mi la pasión por crear contenidos propios e innovadores, pero entre esos dos instantes, fui ensayando cosas: la provocación metodológica en el Instituto Virgen de la Calle, y, sobre todo, Jorge Manrique, de Palencia, entre 1992 y 1994, y las clases construidas en debate socrático a lo largo de los años hasta llegar al presente. 

 Enseñar es una tarea vocacional, y una relación de ayuda. 
 Acabaré citando este texto de la Carta de Despedida a mis alumnos de Psicología en 2017:
 
 "Hace años escribí en mi diario que la labor del profesor debía ser una pirámide que empezara con el respeto (mío ante el conocimiento, mío ante vosotros, entre vosotros, y vuestro hacia a mí), luego elevándose a la admiración (vuestra hacia el conocimiento, y la mutua admiración mía hacia vosotros y vuestra hacia mi), para acabar en la cima del amor (un afecto más allá de la razón y los contenidos de la asignatura, en el que la empatía, el cariño, el interés por las personas que somos fuera más allá de veros o verme como parte de un simple proceso de aprendizaje mecánico)"

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Bravo

Unknown dijo...

He sacado plaza este año como profesor de filosofía y solo he ejercido tres cursos de profesor interino hasta hoy. Tu relato me ha recordado por momentos mi primer curso y también me ha hecho reflexionar por lo que me dedico a dar clase. Amo lo que hago. Me hubiera encantado tenerte de profesor. Gracias por compartirlo.

Estrella dijo...

Estupendos recuerdos de tus comienzos como docente. El contexto que explicas de la Huelga del 87 me ha llevado a mi adolescencia rápidamente. Me he visto en Granada por la Gran Vía con mis amigas gritando entre una gran multitud. Ya, muy pocos alumnos asisten a las huelgas.
Me ha sorprendido que conserves ese bloc de contabilidad y ese diario de tu primera semana como profesor de Filosofía.
Y otra vez me has llevado a mis comienzos como profesora de Educación Física en San Fernando en 1996. Acababa de aprobar las oposiciones, nunca fui sustituta, ni interina. El pellizco de entrar por la puerta del Instituto, con 25 años y ver mi horario, no lo olvidaré nunca. Tuve ese año muy buenos alumnos, a pesar de mi juventud e inexperiencia, no se me dio mal. Al siguiente año sí tuve alguno problemático de un barrio deprimido.
Pues nada, has plasmado una parte de tu vida. Felicidades.

MaryHall dijo...

Francisco, !qué hermosos recuerdos!!Como funcionaria que soy de administración general-aunque hace tiempo muy especializada en un área ajena a la gestión- tus nombramientos interinos!para una semana!! y tus ceses sin nombramiento previo me hacen pensar en la evolución de la Administracion, con todo telematizado, aunque a menudo igual de ineficaz..En fin, esos son otros temas. Tu exhaustividad en los gastos de ese cuaderno está en las antípodas de mi funvionamiento...jajajaja Y tu introducción del contexto histórico-social me encanra, porque me es ajeno...Yo era aun niña por aquellos tiempos(9años).Un placer!!

Anónimo dijo...

Hola, Que suerte he tenido de encontrarte por las redes. Yo no tengo ninguna. Yo fuí tu alumna en 2 de bachillerato hace 25 años. Parace mentira que hayan pasado tantos años, todavía recuerdo alguna de tus clases. Mi relación con la filosofía empezó cuando era niña. Tras la muerte de mi hermano pequeño, cuando yo tenía 7 años, que me hizo plantearme cuestiones existenciales a esa edad tan temprana. - Donde ha ido mi hermano? Mis padres me decían que era una estrella en el cielo. Existe Dios? Donde estamos? Y a donde vamos cuando morimos? . En el colegio yo estudiaba ética. Solo éramos 5 alumnos. Los demás niños iban a religión. Recuerdo que una profesora les decía a mis compañeros que como no estábamos bautizados iríamos al infierno. Ya pasé al instituto y por suerte fuí tu alumna. Nos diste a eligir varios libros para hacer un trabajo. Yo elegí el pabellón n6 de Chejov. Fue un libro que me marcó profundamente y que designios del destino, luego de adulta he tenido que vivir cercanamente. También me compraba libros y luego con un grupo de compañeros, nos quedábamos en el recreo para hablar de ellos. Lo que has contado de tus comienzos como profesor me ha recordado a mí propia experiencia. Yo empiezé también mi carrera profesional en Cataluña, cuando todavía me confundían con una alumna. Para mi ese curso de bachillerato que estudié contigo fue maravilloso. Todavía conservo el libro con las anotaciones en los márgenes. Era muy bueno el libro. Con los principales autores, yo me inclinaba por el nihilismo, la oscuridad, la nostalgia. Ahora también soy profesora de otra asignatura y echando la vista atrás me parece sorprendente como ha cambiado todo. Antes escuchábamos a los profesores, las relaciones eran de respeto, de admiración. Era lo normal atender a lo que decía el profesor. Se guardaba silencio, se interactuaba de forma respetuosa, productiva, se aprendía. Ahora parece que entras a una auténtica guerra, cuyo principal cometido es poder acabar una frase sin interrupciones y controlar el uso de los móviles. Un auténtico problema, los niños ahora con 3 años ya tienen su tableta para todo. Es una sociedad de la inmediatez, de los vídeos de 3 minutos y los twitts de pocas palabras. No se contrasta, no se investiga..
Bueno, pues un gusto leerte, espero poder seguir haciéndolo. También he estado viendo el Twitter. Como se pueden ver esas películas rusas? Yo tampoco tengo plataformas ni veo series. Con lo corta que es la vida me da la sensación de perder el tiempo..
Un saludo

ACORAZADO CINÉFILO dijo...

Hola "antigua" y afectuosa alumna. Me ha emocionado tu comentario. No revelas tu identidad. Dices que han pasado 25 años. ¿1996? ¿San Blas, en Alicante? Chejov. El Pabellón nº 6. Sí. Creo que en San Blas también lo usé, aunque empecé en el Azorín en Petrer-Elda con ese libro desgarrador. Fue 3º BUP tu clase, y creo que yo era tutor. Si fue en San Blas os puse un trabajo fin de curso de síntesis de todo lo estudiado: "Rojo y Negro", "Madame Bovary" o "El Pabellón nº 6" estaban entre las obras para analizar. Hoy en día eso es impensable. Publiqué la guía de ese trabajo, pero no conservo ninguno de los vuestros.
Tuve, y sigo teniendo alumnos maravillosos, a pesar de que siempre nos quejamos, como tú, con los que siempre se aprende. Mi paso por la enseñanza ha sido algo que me ha cambiado la vida. Es verdad que ya los estudiantes no me escuchan como antes, cuando precisamente ahora es cuando tengo el conocimiento y la experiencia que en esos años no tenía, pero ese, como dices tú, es un problema social, sin solución: la imagen, el meme, el Tik Tok, Instagram, los influencers han derrotado a los que aún creemos en la palabra (λóγος, logos, como palabra meditada, razonada)
Eres profesora. Recuerdo con dificultad tu clase de San Blas. Era un grupo fantástico. Había alumnos allí atentos, educados, trabajadores, y que hicisteis unos proyectos fin de curso impresionantes. Estoy muy emocionado. No estoy acostumbrado a estas cosas. Me gustaría saber QUIÉN eres.
Te mando un grandísimo abrazo. Yo siempre he sentido mucho cariño por mis alumnos (con las excepciones acostumbradas)
Has dado a esta mañana de verano una brisa nueva
Un abrazo con toda mi alma, querida alumna desconocida
FRANCISCO

ACORAZADO CINÉFILO dijo...

Pero ahora observo que dices que fuiste mi alumna en 2º BUP (has puesto Bachillerato). Entonces todo lo que he escrito arriba no sirve. Ahora reconfiguro mis recuerdos de nuevo. Sí. Fue en el Instituto de San Blas, en Alicante. Dábamos clase en la casa del conserje detrás de la Conserjería donde se hacían las fotocopias. Eráis un grupo muy reducido. Unos 8 alumnos no más. Allí había alguna chica muy buena. Eras tú una de ellas. ¿Cómo te llamas? No sé si tengo el cuaderno del profesor o las fotos de esa época. Creo que no.
No me encaja lo del "Pabellón nº 6" de Chejov. Aunque sí lo usé en Ética en 3º BUP desde el año del Azorín en Petrer. ¿Tú no serías alumna del Azorín? ¿O de la Extensión del Cabo de la Huerta?
Un abrazo de nuevo a mi querida ex alumna de 2º BUP
FRANCISCO

ACORAZADO CINÉFILO dijo...

Pero hablas de un libro de 2º Bachillerato y en 2º BUP en Ética no teníamos libro. Así que sigo sin saber en qué curso te di clase... Ojalá puedas leer estos mensajes y comunicarte conmigo (estudiounofr@gmail.com)
FRANCISCO

ACORAZADO CINÉFILO dijo...

Por cierto querida ex alumna, he leído tu carta, pues, sin duda, esto es una carta, escuchando la bellísima canción "LONESOME SUZIE" del album "BLOOD, SWEAT & TEARS 3". Quedas asociada ya a esa canción