domingo, 17 de febrero de 2019

Emociones y Sentimientos. Ejercicios Ética-Valores Éticos 1º ESO - Francisco Huertas Hernández


Emociones y Sentimientos (Tema 3)
Ejercicios Ética-Valores Éticos 1º ESO 
Francisco Huertas Hernández




"Inside Out" (2015). Pete Docter
"Del revés" o "Intensa-Mente" es una película de animación estadounidense en la que se explican a través de 5 personajes 5 de las 6 emociones básicas descubiertas por el psicólogo Paul Eckman: alegría, tristeza, miedo, ira y asco. Falta la sorpresa.
Estos cinco personajes están en la mente de la niña Riley y la ayudan a relacionarse con el mundo. Las emociones son reacciones del organismo ante el medio que le rodea, y tienen un aspecto visible (conducta): cambios en el cuerpo (gestos, movimientos, tono de voz...) y otro aspecto invisible (mental): estados de ánimo asociados


PDF 1: EJERCICIOS TEMA 3. EMOCIONES Y SENTIMIENTOS. 2018-2019


1 comentario:

ACORAZADO CINÉFILO dijo...

Las emociones (más biológicas) y los sentimientos (más sociales y psicológicos) configuran nuestra afectividad, que, junto a la parte cognitiva (percepción, memoria, pensamiento, lenguaje) nos constituyen como mentes. Nosotros amamos y pensamos. Somos, por tanto, afecto y racionalidad. Los filósofos ya comprendieron en la antigua Grecia la conexión entre ambas dimensiones (Platón en "Banquete" vino a decir que solo se conoce lo que se ama, y que el amor, atracción, deseo, es la fuerza que nos impulsa a salir de nosotros mismos y alcanzar el conocimiento de los valores supremos, como la Belleza y el Bien). La psicología ha evolucionado desde una visión más cognitiva (entendiendo al ser humano como animal racional) a una visión más afectiva (la inteligencia emocional de Goleman, que, en realidad, es una adaptación moderna de los descubrimientos del psicoanálisis de Freud, que hizo ver en el ser humano impulsos irracionales (afectivos) que explican su conducta, siendo la razón solo una parte superficial de la mente).
Emociones y sentimientos nos definen, pero también nos limitan porque amenazan nuestra libertad, nuestra autonomía. De esta parte afectiva procede nuestra energía, pero esa potencia vital de nada sirve sin el control de la razón. Ahí está el eterno conflicto psíquico entre la pulsión y la razón.