lunes, 9 de septiembre de 2019

Presentación Contenidos. Valores Éticos 3º ESO. Francisco Huertas Hernández


Presentación y Contenidos
Asignatura: Valores Éticos 3º ESO
Francisco Huertas Hernández





"Pay it Forward" (2000). Mimi Leder
"Cadena de favores" es una película estadounidense que plantea un tema ético: la generosidad como motor de la conducta moral. Para ser buena persona no basta con ayudar a quienes queremos. Debemos ampliar nuestras acciones buenas (generosas) a los desconocidos. Antiguamente se llamó a este valor "fraternidad" y era uno de los tres principios de la Revolución Francesa en 1789 (junto con la "igualdad" y la "libertad"). Creer en un mundo mejor, o sea, más justo, implica mejorar las condiciones de vida de las personas: su felicidad, su libertad, su bienestar. En sociedades tan individualistas como la norteamericana donde el éxito económico personal es el mayor valor de una persona surgen también movimientos altruistas que practican la generosidad (fraternidad, solidaridad) como base para construir un mundo mejor para todos.
Sobre la generosidad o fraternidad hay mucho que decir. Lo primero es que el artículo de Wikipedia en español dedicado a la "fraternidad" no menciona su dimensión antropológica, política, ética, propia de la Revolución Francesa. La fraternidad era concebida en 1789 por los revolucionarios como la unión de los hombres y mujeres más allá de su pertenencia a una clase social o a unas ideas religiosas y políticas. Una "hermandad" quizás de origen cristiano, al ser todos hijos de Dios, pero desprendida de la sumisión al "Padre". La "liberté", la "égalité", la "fraternité" son los verdaderos padres/madres de la Revolución Francesa: ideas, no personas. El filósofo francés Frédéric Lenoir acusa al Occidente moderno de haber olvidado la "fraternidad" concentrándose en la "igualdad" y las "libertades individuales" (no colectivas, caídas en desgracia desde la desaparición de los países comunistas). La fraternidad, invocada en esta película, siente a los semejantes como hermanos, y algún filósofo defensor de los animales extendería la fraternidad al vínculo que une a humanos con ciertas especies cercanas, e incluso con formas de vida vegetal. La fraternidad es una manifestación del amor racional a los miembros de nuestra familia: la especie humana, aquella capaz de pensar, hablar y defender derechos hasta la muerte. Por la fraternidad han muerto miles de personas, por la libertad y por la igualdad. Quedémonos con que también han vivido por ella y para ella. Aunque el capitalismo ve en el "otro" a un competidor por el beneficio, el "otro" es nuestro espejo. Somos todos gotas de la misma lluvia. La fraternidad olvida las diferencias y asume la condición humana como el verdadero lazo de sangre. Quizás la utopía platónica de "La República" no estaba tan desencaminada. Allí se viviría en comunas donde los lazos de sangre desaparecerían en beneficio de una humanidad justa. No habría propiedad privada ni hijos y esposos y esposas. La familia sería toda la "polis" educada en el amor al Bien. Ojalá las enseñanzas y visiones de aquellos maestros del pensamiento pudieran revivir en nosotros, los humanos del siglo XXI, disueltos en la tecnología, el consumo y un individualismo que hace que la soledad sea un mal creciente, porque los demás ya no son nuestros "hermanos". "El infierno son los otros", como decía Jean-Paul Sartre


PDF 1. PRESENTACIÓN Y CONTENIDOS DE LA ASIGNATURA "VALORES ÉTICOS". 3º ESO. 2019-2020


2 comentarios:

ACORAZADO CINÉFILO dijo...

Sobre la generosidad o fraternidad hay mucho que decir. Lo primero es que el artículo de Wikipedia en español dedicado a la "fraternidad" no menciona su dimensión antropológica, política, ética, propia de la Revolución Francesa. La fraternidad era concebida en 1789 por los revolucionarios como la unión de los hombres y mujeres más allá de su pertenencia a una clase social o a unas ideas religiosas y políticas. Una "hermandad" quizás de origen cristiano, al ser todos hijos de Dios, pero desprendida de la sumisión al "Padre". La "liberté", la "égalité", la "fraternité" son los verdaderos padres/madres de la Revolución Francesa: ideas, no personas. El filósofo francés Frédéric Lenoir acusa al Occidente moderno de haber olvidado la "fraternidad" concentrándose en la "igualdad" y las "libertades individuales" (no colectivas, caídas en desgracia desde la desaparición de los países comunistas). La fraternidad, invocada en esta película, siente a los semejantes como hermanos, y algún filósofo defensor de los animales extendería la fraternidad al vínculo que une a humanos con ciertas especies cercanas, e incluso con formas de vida vegetal. La fraternidad es una manifestación del amor racional a los miembros de nuestra familia: la especie humana, aquella capaz de pensar, hablar y defender derechos hasta la muerte. Por la fraternidad han muerto miles de personas, por la libertad y por la igualdad. Quedémonos con que también han vivido por ella y para ella. Aunque el capitalismo ve en el "otro" a un competidor por el beneficio, el "otro" es nuestro espejo. Somos todos gotas de la misma lluvia. La fraternidad olvida las diferencias y asume la condición humana como el verdadero lazo de sangre. Quizás la utopía platónica de "La República" no estaba tan desencaminada. Allí se viviría en comunas donde los lazos de sangre desaparecerían en beneficio de una humanidad justa. No habría propiedad privada ni hijos y esposos y esposas. La familia sería toda la "polis" educada en el amor al Bien. Ojalá las enseñanzas y visiones de aquellos maestros del pensamiento pudieran revivir en nosotros, los humanos del siglo XXI, disueltos en la tecnología, el consumo y un individualismo que hace que la soledad sea un mal creciente, porque los demás ya no son nuestros "hermanos". "El infierno son los otros", como decía Jean-Paul Sartre

Unknown dijo...

La fraternidad es un sentimiento, más que una idea. Hay que derrochar amor A los demás y no basta con el pequeño círculo de amor de la familia y los amigos