lunes, 20 de enero de 2020

De cómo nació el cine entre las artes. Gregorio Millán Sanjuán. Úbeda (Jaén)


De cómo nació el cine entre las artes
Gregorio Millán Sanjuán
Úbeda (Jaén)







Eadweard Muybridge's The Horse in Motion. 1878
"En octubre de 1878, la revista científica Scientific American publicó seis grabados hechos sobre negativos ampliados de fotografías de Muybridge, donde se veía a un caballo moviéndose al paso y al trote. La revista proponía a sus lectores que recortaran las ilustraciones y las montaran en un zootropo, un cilindro que produce la ilusión de movimiento cuando gira, si las imágenes se observan a través de una ranura lateral. El efecto que se consigue se basa en la llamada persistencia retiniana: cuando el ojo humano percibe una serie de imágenes similares y con cambios continuos que se suceden con la suficiente velocidad —diez o más imágenes por segundo—, el cerebro las interpreta como un movimiento real, y se genera la impresión de un movimiento continuo. Ahora bien, si las imágenes no estuvieran separadas unas de otras, se verían borrosas. Después de leer este artículo, Muybridge pensó que se podrían mejorar los resultados proyectando las imágenes sobre una pantalla e inventó un aparato que utilizaba la luz para proyectar imágenes secuenciales mediante el uso de un disco de cristal, invento al que bautizó con el nombre de zoopraxiscopio. En el primer proyector las imágenes se pintaron en el cristal como siluetas. Una segunda serie de discos, realizados entre 1892 y 1894, usaba dibujos perfilados impresos en los discos fotográficamente y coloreados a mano. Algunas de las imágenes animadas eran muy complejas, e incluían múltiples combinaciones de secuencias de movimientos de animales y humanos"


 Me pide mi hermana Estrella que escriba algo relacionado con el cine, lo que yo quiera, y no sé por dónde empezar. Al no ser muy versado en la materia, me decido empezar por el principio, que es como a mí me gusta, ya que siempre me han llamado la atención las raíces de las cosas, porque nos muestran de dónde venimos, pudiendo ayudar a entrever hacia dónde vamos a través de las enseñanzas que nos aportan. Luego, en otro artículo, citaré algunas de las películas que más tengo en el recuerdo y porqué.

 Dado que el cine está catalogado como “el séptimo arte”, quiero hacer una mención previa hacia los seis anteriores imaginando una reunión ancestral de homo sapiens para celebrar el solsticio de verano allá por el paleolítico medio, por ejemplo.


 En ella se encontraban todos los miembros de una tribu dispuestos en círculo alrededor de una gran fogata, bajo un impresionante cielo estrellado, misterioso y sugerente, que se te caía encima a poco que te quedaras contemplándolo en todo su esplendor.


 Tras una copiosa cena, el chamán sigue un ritual mágico por el que excita a los presentes con el ritmo del tam-tam y con cánticos que salen de su garganta, los cuales repiten a coro todos los demás (los comienzos de la música), los humanos realizan movimientos corporales al son del sonido emitido por un rudimentario instrumento de percusión, dando vueltas en torno al fuego (los comienzos de la danza), cuentan historias de hazañas realizadas por sus antecesores, leyendas de seres fabulosos, homenajean a sus espíritus y los representan adoptando formas animalescas y ejerciendo los movimientos propios del tótem al que se encomendaron (los comienzos de la literatura y del teatro), dibujan en la arena símbolos abstractos y siluetas que luego dieron lugar a las pinturas rupestres (los comienzos de la pintura), realizan adornos en diversos materiales de figuras representativas de la vida y de la naturaleza, con fines ornamentales y espirituales (los comienzos de la escultura)



 Solo en este acto festivo se podrían haber dado cinco formas artísticas en estado primigenio, quedando la última (arquitectura) para cuando acaba la fiesta y todos se retiran a sus aposentos para guarecerse de las inclemencias meteorológicas, los cuales pudieran ser estructuras rudimentarias de palos y pieles entretejidas, cubículos construidos con una masa desecada de paja y excrementos, o semiesferas hechas de piezas de hielo. Todo según la latitud y longitud geográficas.

  Aunque quisiera homenajear a otra estructura mucho más antigua, no realizada por seres humanos, llamada termitero. Ejemplo de poderío, eficacia, funcionalidad, habitabilidad, etc, que ya quisieran para sí muchos edificios de nuestra modernidad. No salgo de mi asombro por como unos seres minúsculos y de cerebro tan poco desarrollado son capaces de llevar a cabo esta titánica y perfecta obra. Será que en su conjunto forman un superorganismo capaz de ello.


 El caso es que las artes, buscaban ya en sus inicios recrear aspectos de la realidad y sentimientos con fines estéticos, transmitiéndose a través de los sentidos de la vista y del oído, principalmente.

 Bueno, tras esta introducción prehistórica nos remontaremos muchos milenios hasta el siglo XIX de nuestro calendario. En dicho tiempo las artes habían alcanzado un grado de perfección que rozaba lo sublime, la ciencia se había desarrollado de manera notable y la Revolución Industrial había supuesto una transformación social, económica y tecnológica. Ya en el Renacimiento, pintores como Leonardo de Vinci habían obtenido imágenes mediante el método de la cámara oscura, que reflejaba en su pared interior los rayos de luz que pasaban por un pequeño orificio, al cual incluso añadió una lente para mejorar su nitidez. Cuando los avances en química pudieron plasmar dichas imágenes sobre una placa de plata impregnada de una solución salina que reaccionaba a la luz, se había inventado la cámara fotográfica, de ahí su nombre.

Funcionamiento de la cámara oscura

La primera fotografía de la historia que se conserva fue tomada en 1826 por el ingeniero francés Nicéphore Niépce desde la ventana de su granero de Saint Loup de Varennes, en Francia

 Como ocurre en la actualidad, la aparición de un nuevo artilugio tecnológico, trae consigo una serie de cambios sociales, que suelen suponer el auge de una nueva actividad y el declive de otras que quedan obsoletas. La fotografía trajo consigo, entre otras cosas, la sustitución de los retratos en pintura por los fotográficos, que resultaban mucho más económicos, lo que dio lugar a que muchos pintores retratistas se transformaran en fotógrafos de ese género.

 Con la mejora del formato de revelado, aparecen los primeros carretes de película enrollable que reemplazan a las anteriores placas fotográficas planas. Con ellos se da lugar a la foto instantánea y al sistema de múltiples tomas que luego se revelaban y permitían la carga de un carrete nuevo. Había aparecido la fotografía para aficionados tal y como la conocimos no hace muchos años atrás.

 Dichos carretes fotográficos fueron los precursores del celuloide, que fue empleado por los hermanos Lumière en ese artilugio de su invención, llamado cinematógrafo. Palabra cuyo origen etimológico proviene del griego mediante la unión de κίνημα (kínema) (movimiento) y γρᾰ́φειν (grafein) (imagen, dibujo). Al fin y al cabo, el cine es la fotografía en movimiento, mediante una sucesión de imágenes muy seguidas que nuestro cerebro percibe como un todo continuo, sin saltos

 Existen varios dispositivos que intentan demostrar el fenómeno anterior mediante efectos ópticos, como el taumátropo o el zoótropo. En estos enlaces se puede ver las ilusiones ópticas que se crean.

Thaumatropes

Zoótropo: vida que gira

 Se propuso la teoría de la persistencia retiniana, luego cuestionada, por la que la visión de una imagen en la retina se mantenía durante una décima de segundo y si ésta recibía más de 10 por segundo, se produciría un efecto de continuidad en la visión. Luego se demostró que esto no es así y que más bien se debía a la percepción y a procesos internos del cerebro.

 Otro experimento de sucesión de imágenes, se dio a raíz de un debate sobre si un caballo al galope mantenía siempre contacto con el suelo con alguna de sus patas, o existía un pequeño intervalo en el que no se producía contacto alguno. Se tomaron una serie de imágenes diferentes con cámaras de fotos independientes cuyos disparadores se iban accionando por hilos que el propio caballo cortaba en su avance. Luego se proyectaron seguidas y esto dio lugar a la siguiente animación del caballo en movimiento.

Eadweard Muybridge: "El caballo en movimiento" (1887)


 El caso es que el éxito del cine en aquella época fue por el hecho de haberse llevado a cabo un objetivo deseado desde que los primeros humanos realizaban pinturas rupestres con motivos de caza, que no era otro que la captación del movimiento en imágenes. Algo sin precedentes hasta la fecha y que supuso un cambio social que no tardó en arraigarse y mejorarse posteriormente con la aparición del sonido. Apareció el fenómeno audiovisual y las películas.

  En ellas se pueden dar las otras seis artes y quizá en ello resida lo maravilloso del cine y que haya pervivido hasta la fecha a pesar de lo diferente que es el mundo un siglo después.

Gregorio Millán Sanjuán
2020



6 comentarios:

ACORAZADO CINÉFILO dijo...

Estupendo artículo que me hace recordar alguno escrito por mí, y que casi nadie ha leído, porque en las mal llamadas redes sociales la gente no lee apenas. El origen de las artes anteriores al cine está explicado con verosimilitud y poesía paleolítica. El cinematógrafo y sus precursores están admirablemente traídos a la luz de las mientes del lector. Felicidades Gregorio y a toda la impresionante familia que llena este blog de alegría y saber. Un abrazo. Francisco

Unknown dijo...

No sé cómo lo hacéis pero cada vez poneis artículos mejores. Este se tenía que estudiar en las escuelas

jdavdlopezsalas dijo...

Muy interesante. He disfrutado leyéndolo.

Anónimo dijo...

Impresionante artículo de mi hermano Grego. Siempre ha tenido muchísimo talento

Estrella dijo...

Gregorio dice que no está muy versado en temas de cine, pero nos regala un trabajo de investigación precioso y muy acertado. Me ha encantado.

Lluís Bonet dijo...

Muy buena información