domingo, 5 de enero de 2020

¿El cine está muerto? - Dani Crespo Abarca. Rubí (Barcelona)


¿El cine está muerto?
¿El cine un arte ya muerto? ¿Está muriendo? ¿O morirá en un futuro?
Dani Crespo Abarca
Rubí (Barcelona)
Imágenes y Textos de imágenes: Francisco Huertas Hernández




El director norteamericano Richard Fleischer (1916-2006) (a la derecha) en el set con Tony Curtis
“The Boston Strangler” (1968). Richard Fleischer
Tony Curtis (Albert DeSalvo)
Según el autor del artículo, "El estrangulador de Boston" fue la última gran obra del cine norteamericano

 El cine desde los años 70, mal que le pese a algunos cinéfilos que van de modernos, ha ido sufriendo un proceso degenerativo, década tras década ha ido descendiendo el nivel de obras maestras a pasos agigantados, y también aumentando el número de bodrios (en todo tipo de géneros)

Alain Resnais (1922-2014)
Director de cine francés. Según el autor es uno de los últimos "Maestros" del séptimo arte que dirigió en el siglo XXI

 Y también han ido muriendo los grandes creadores de verdad que quedaban vivos como Angelopoulos, Bergman, Resnais, que han sido probablemente los últimos grandes genios del cine que llegaron a vivir y a hacer cine en el siglo XXI. Y por desgracia no ha surgido un solo cineasta de las asi llamadas nuevas generaciones que se pueda ni siquiera comparar con los tres citados. Y ni de lejos a los que quedan más en lejanía en el tiempo, los Hitchcock, Lang, Dreyer, Walsh, Sirk, Tourneur, Vidor, Ford y tantos otros grandísimos.

 El arte del cine ha dado cientos de obras maestras y la gran mayoría han visto la luz desde Griffith hasta los 70, ya que desde los 70 ha ido descendiendo el nivel década tras década ya que cada vez los grandes iban desapareciendo, y los mediocres surgiendo cada vez más

David Wark Griffith (1875-1948)
Director norteamericano de los inicios del cine. Uno de los creadores del lenguaje cinematográfico

 La década de los 60 fue la última gran década del cine, hay quien afirma que empezó a bajar en los 60. Para mí fue en los 70, ya que en los 60 se hicieron una gran cantidad de obras maestras y las hicieron algunos de los más grandes cineastas como Ford, Hithcock, Bergman, Dreyer, Fellini, Visconti, Resnais, Bresson, Buñuel. En los 60 se hizo probablemente la última gran obra maestra del cine americano “The Boston Strangler” (1968) de Richard Fleischer. Desde entonces se han hecho algunas obras maestras en Estados Unidos, pero lejos de esta obra maestra absoluta de Fleischer.

Robert Bresson (1901-1999) dirigiendo "Au hasard Balthazar" (1966)
El maestro francés del cine espiritual que quiso crear un arte desligado del teatro. Para ello trabajó con actores no profesionales, a los que llamaba "modèles" (modelos). Debían interpretar mecánicamente porque "l'automatisme engendre l'émotion". Esta "despersonalización" puede dar lugar a un cine "distante", y, sin embargo, la obra bressoniana es una de las más profundas del arte universal

 También los 60 fueron la década en la que dos géneros tan populares como el western y el de terror acabaron muriendo, por diferentes circunstancias. El western ya no sería lo mismo después de “The Man Who Shot Liberty Valance” (1962) de John Ford, una de las últimas grandes películas del género, pero además desde entonces apenas se han hecho buenas películas o muy buenas en este género. De vez en cuando se hizo alguna buena o muy buena película como por ejemplo “Unforgiven” (1992) de Clint Eastwood, pero la cantidad de bodrios era notoria sobretodo en Italia con los llamados Spaghetti-Western, ni los horribles Leone, Corbucci y Sollima lograron hacer ni una sola buena película. Eran todas burdas imitaciones de los mismos esquemas del género y chapucerías en la puesta en cuadro, con la abundancia de zooms gratuitos entre otras cosas

James Stewart, John Ford y John Wayne
"The Man Who Shot Liberty Valance" (1962). John Ford
Set de "El hombre que mató a Liberty Valance"
Este "western crepuscular" de absoluta perfección es, probablemente, el último clásico del género de uno de sus maestros fundadores, John Ford (1894-1973)

Clint Eastwood (1930) dirige "Unforgiven" (1992)
El western es un género cerrado desde John Ford. "Homenajes", "Parodias" o "Variaciones" sobre el tema es lo único que resta

 Otro género muy popular que murió en los 60, aunque de otra forma, fue el género de terror, en esta década se hicieron las últimas grandes obras maestras como la célebre “Psycho” de Alfred Hitchcock en 1960, "Peeping Tom" en 1960 de Michael Powell. "The innocents" en 1961 de Jack Clayton. "Vargtimmen" en 1968 de Ingmar Bergman. Y dos de las tres películas que dedicó el gran Terence Fisher al personaje de Dracula: "Brides of Dracula" (1960) y "Dracula: Prince of Darkness"

Ingmar Bergman (1918-2007) dirige "Vargtimmen" (1968)
En 1967 el director sueco abordó el género de terror en "La hora del lobo", con sus actores icónicos Liv Ullman y Max von Sydow. En esta imagen no sabemos si estamos viendo a la cámara a Sven Nykvist (1922-2006) (director de fotografía) o al propio Ingmar Bergman

 El terror murió en los 60 porque desde entonces no se ha hecho ni una sola obra maestra en el género y además muy pocas que sean muy buenas, buenas si ha habido, pero a años luz de ser obras maestras. Y ha muerto, porque desde los 70 se han hecho una cantidad de porquerías en el género notable. Son tantas que no vale la pena ni citarlas, si las que tienen ese falso prestigio puesto por los “fanáticos” del género, que se inventaron obras maestras donde no las había dado la escasez de brillantez en los films. Véase las malas “The Shinning” (1980) de Stanley Kubrick, “Night of The Living Dead” (1968) de George A. Romero, por citar un par o la horrible “Suspiria” (1977) de Dario Argento. El terror contemporáneo ya no se hace pensando en la puesta en cuadro o puesta en escena, sino más bien pensando en la cantidad de violencia que tiene que haber para dar carnaza a un público nada exigente (y cada vez menos), que solo quiere ver, sangre, violencia y sustos. Como eso es lo que quiere el público, Hollywood se lo da. Si el público quisiera cine de terror tan bueno como el de Jacques Tourneur, más sugerente y no tan subrayado, pues quizá intentarían darlo como tal, intentarían, porque Tourneur solo hubo uno y nunca habrá uno tan grande como él.

Dario Argento (1940)
El director italiano creador del "giallo", ese subgénero híbrido que combina terror, sexo y misterio. "Suspiria" (1977) es uno de sus hitos fundacionales. Película que ha sido considerada mediocre por el autor de este artículo, aunque tiene legión de seguidores

 En los 60 también hubo géneros muy importantes que ya habían bajado mucho de calidad, como el musical o, ya desaparecidos, como el cine negro (noir), que dio sus últimas obras maestras en los años 50, pero tampoco quiero detenerme demasiado en ello.

 Los años 70, como ya he dicho, ya daban síntomas de decadencia, se acrecentaba el nivel de malas películas y descendía el nivel de buenas y obras maestras. Vemos que las nuevas generaciones de cinéfilos son cada vez menos exigentes, hasta el punto de amar películas tan discretas aunque algo interesantes como “Star Wars” (1977) de George Lucas, o “Jaws” (1975) de Steven Spielberg. Y también vemos blockbusters tan malos como “Earthquake”, (1974), que se basan solo en mostrar efectos especiales espectaculares y descuidan los valores cinematográficos de puesta en cuadro y puesta en escena

Steven Spielberg (1946) dirigiendo "Jaws" (1975)
El director norteamericano de películas de entretenimiento que consiguió un éxito sin precedentes en la segunda mitad del siglo XX aparece aquí con la cámara en las fauces del tiburón. Según Dani Crespo es un film discreto aunque interesante

 Y en otros géneros como el terror solo prima el gore y la violencia. También empezaron a nacer los imitadores de Alfred Hitchcock, tras su muerte, en abril de 1980. El mejor director de todos los tiempos ya no estaba, aunque se fue con una grandísima película titulada “Family Plot” (1976), y en esta misma década hizo una obra maestra absoluta, “Frenzy” (1972)

Sir Alfred Hitchcock (1899-1980) dirigiendo a Bruce Dern en "Family Plot" (1976)
"La trama" o "Trama macabra" fue la última película del director británico. Dani Crespo le considera el mejor director del todos los tiempos, aunque esta aseveración sea no solo subjetiva sino cuestionable. Lo cierto es que "Vertigo" fue votada como mejor película de la historia en la última votación de la revista británica "Sight and Sound" (2012)

 Pero algo bueno, muy bueno, tuvo lugar en los años 70, el renacimiento de un género: el cine pornográfico tras la aplicación del fascista Código Hays en 1934. De la mano de Gerard Damiano, el más grande del género junto con José Bénazéraf. Con “Deep Throat” (1972) de Damiano y “Behind the Green Door” de los Hermanos Jim y Artie Mitchell, ambas pioneras del nuevo cine porno. Me gustaría más adelante escribir algún artículo en defensa de cierto cine pornográfico (aunque el gran Ramón Freixas ya dijo sobre este género todo o casi todo lo que se tenía que decir), ya que se han hecho muy buenas películas en este género, también muy malas, la gran mayoría -como en cualquier género, a fin de cuentas-, pero en este artículo solamente manifestaré que es una pena que renazca un nuevo género cinematográfico, que no se le aproveche ni una centésima de lo que se le podría aprovechar y además que se le margine tanto y se le haga ese vacío que se le ha hecho y que se le sigue haciendo. Porque, por desgracia, Gerard Damiano, los hermanos Mitchell, John Leslie, John Stagliano, Gregory Dark, Max Pécas, entre otros son nombres hoy día absolutamente olvidados. Y en el siglo XXI la muy interesante Catherine Breillat ha pasado sin pena ni gloria.

Gerard Damiano (1928-2008) dirigiendo "People" (1978) con Samantha Fox
Realizador estadounidense de películas pornográficas, especialmente conocido por "Deep Throat" protagonizada por Linda Lovelace

Artie Mitchell (1945-1991) & Jim Mitchell (1943-2007)
Impulsores del cine porno en San Francisco. Famosos por su película "Behind the Green Door" (1972) protagonizada por Marilyn Chambers

"Behind the Green Door" (1972). Artie & Jim Mitchell
Original Poster

Catherine Breillat (1948)
Directora francesa de "Anatomie de l'enfer" (2004), film pornográfico protagonizado por Amira Casar y Rocco Siffredi
Dani Crespo la considera una muy interesante directora que ha pasado sin pena ni gloria

 En los años 80, aunque todavía estaban vivos y en activo algunos grandísimos cineastas como Bresson, Fellini, Bergman, Resnais, Angelopoulos, Oshima, Risptein -éste último aún dirige- y varios más, es la década que ya definitivamente comienza a entrar en serio declive, dada la gran cantidad de porquería que se ve en las pantallas, aunque aún quedaban grandes cineastas. Ya se pone de moda, solo por dinero, el hecho de hacer interminables secuelas de sagas tan lamentables como “Viernes 13”, “Pesadilla en Elm Street”, “Star Trek”, “Rambo”, y demás basura, además la industria de Hollywood se infantiliza con películas como “E.T.”, "Cortocircuito", “Los Cazafantasmas”, “Regreso al Futuro” y demás chorradas.

George Pan Cosmatos (1941-2005) dirige a Sylvester Stallone (John Rambo) en "Rambo: First Blood Part II" (1985)
Un cine comercial de ideología imperialista yanqui y exaltación de la violencia justiciera al margen de la ley. "Basura", en opinión del autor de este artículo

 Los productores ya solo producen las películas buscando dinero, son más bien empresarios, no productores de cine. Géneros como el western están cada vez más muertos, el cine de terror es cada vez más torpe y gore, la comedia también decae con la muerte de Jerry Lewis -ya nunca volverá a ser lo que fue-, los thrillers cada vez se centran menos en la psicología de los personajes y en general el principal problema es que ya no se narra mediante la imagen sino mediante el diálogo. Ya no importa qué movimiento de cámara haces, qué encuadre tomas, qué luz tienes... En general a la grandísima mayoría de directores solo les importa contar una historia de cualquier forma, sin esfuerzo, sin creatividad solo con tal de llevarse los billetes a casa.

El "arte" de dirigir ha sido sustituido por el control tecnológico de medios digitales. El cine del siglo XXI -al menos el comercial- es una prolongación de la industria de los videojuegos y los cómics de superhéroes. Bien es verdad que existe un cine de autor minoritario que circula con dificultad por festivales y aún pretende entroncar con el cine de los "maestros" en su dimensión formal, narrativa y psicológica

 En los años 90 más de lo mismo, e incluso más exagerado que en los 80: un número incontable de bodrios procedentes de todos los países, de todos los géneros, con algunas excepciones, pero en líneas generales casi todo malo.

 Y en el siglo XXI es tal el penoso nivel del cine en términos generales, ya sea tanto en cine de autor europeo (Haneke, Noé, Von Trier, Serra, por citar algunos), o en el cine americano (Cameron, Bay, Emmerich, etc..) que ya es para formularse la pregunta del título del artículo: ¿Ha muerto el cine ya? ¿Está muriendo poco a poco desde los años 70? o tal vez, ¿morirá en un futuro no muy lejano? Preguntas difíciles de responder, pero en cualquier caso a mí personalmente el cine que se está haciendo en lo que va de siglo en términos generales no me interesa nada, solamente algunos films, probablemente 1 de cada 100 películas de estreno tengan interés

Michael Haneke (1942) dirigiendo "Happy End" en 2017
El director austriaco es uno de los "maestros" del cine del nuevo siglo, aunque para Dani Crespo es un autor que se sitúa en un nivel penoso

 Es una pena ir al cine y encontrarte en cartelera a lo largo de este siglo sagas tan nefastas y que de cine tienen más bien poco como "Transformers", "Avatar", "Fast and Furious", "Vengadores" y muchísimas más. 

 También es una pena que un director tan malo como Quentin Tarantino (del que solo salvaría su opera prima "Reservoir Dogs", ésta sí, buena, aunque sobrevalorada) sea el ídolo de muchos presuntos cinéfilos. O que practimente a cualquier director con un mínimo de calidad se le sobrevalore y se le ponga en los altares, solamente porque, como hay tanta mediocridad y tanta porquería, si sale uno que hace alguna película decente ya se habla de un genio, véase por ejemplo: Jarmusch, Haneke, por citar un par. Cuando realmente cualquier artesano de antaño como Boetticher, Ulmer, Juran o Horner era mejor que cualquiera de ahora y eso que los cuatro citados eran directores de segunda categoría. Y aclarar que en el siglo XXI aún se han hecho grandísimas películas de muy buenos cineastas, como Cronenberg, Lynch, Godard, De Palma, P. T. Anderson, Sokurov, etc... y otros que aún me quedan por ver, que por muy buenos que sean o digan que lo son, veo improbable que sean de la categoría de los de antaño, pero el caso es que el nivel está a años luz de lo que era el cine en su etapa clásica.

Александр Сокуров (1951)
El director ruso Aleksandr Sokurov, uno de los pocos que Dani Crespo considera un muy bien cineasta

 ¡Cómo van a salir grandes directores jóvenes, si están contaminados de tanta porquería que se viene haciendo desde los 80! Esa puede ser una de las razones, porque la gran mayoría de cineastas de las nuevas generaciones no ha estudiado el cine tal y como se debe estudiar mediante la imagen, que lo es prácticamente todo en una película. Si no sabes utilizar las herramientas de un cineasta como los encuadres, los movimientos de cámara, las luces, las sombras y todo el poder que tiene la imagen en sí mal vamos, así salen como salen las películas en las que no se tiene en cuenta esto para nada y antaño todos los genios y grandes del cine era como veían el cine. También se debe analizar hoy día el cine desde una perspectiva histórica, no puede ser que cualquier peliculita digamos que es una obra maestra por el hecho de estar rodeada de mediocridad, porque por esta regla cualquier película clásica, hasta las malas serían obras maestras. 

 Por más que la crítica vendida y pesetera de hoy día intente demostrar lo contrario, el cine ya no es lo que era y me temo que nunca volverá ni siquiera a parecerse a lo que fue en sus gloriosos años, a no ser que se remedie pronto y se cambie todo, la forma de educar a los jóvenes estudiantes, cambiando la política del cine en Hollywood y del cine en general…


*****

Comentarios de nuestros lectores:



- Francisco Huertas Hernández: "Esta reflexión de nuestro colaborador Dani Crespo está hecha desde la vehemencia de los veinte años, pero también desde la sabiduría cinematográfica de quien conoce bien la historia del cine. Yo, personalmente, estoy de acuerdo con la tesis de que el cine como arte mayor ya no existe, de la misma manera que en música ya no hay un Beethoven, un Bach, unos Beatles o un Carlos Gardel; o en pintura no hay un Velázquez o un Rembrandt; o en literatura es inimaginable un Homero, un Cervantes, un Shakespeare, un Tolstoi. Parece como si en cada una de las artes se hubiera alcanzado la cumbre hace siglos o décadas -en el caso del cine, un arte joven-
 Los juicios de Dani Crespo son maximalistas, a veces tan categóricos y generalizadores que pueden responder más bien a un prejuicio analizable desde la falacia del "argumento ad antiquitatem" (solo lo antiguo es valioso, verdadero, bueno), pero, como en los ejemplos que he citado de otras artes, no está exento de razón. Las pruebas que aporta son contundentes en el plano formal, visual, de la realización fílmica, aunque siempre he pensado que Dani es parcial en descalificar toda película que no responda a la puesta en escena.
 Por supuesto no estoy de acuerdo en que Tarantino sea un mal director -pero es un sacrilegio decir que es uno de los mejores de la historia-, o Haneke -me parece un grande del cine actual-. De todas formas lo cierto es que los "maestros" que él defiende a capa y espada son incuestionables: Hitchcock, Ford, Bergman... Y autores tan extraordinarios como Scorsese -del que no habla- o Coppola -la ausencia más injustificable de este artículo- han manifestado su devoción hacia esos "maestros", muchos de ellos europeos o asiáticos.
 Precisamente una de las fallas de este análisis es la omisión incalificable del cine asiático (japonés, hindú, chino, coreano, iraní), soviético -uno de los descubrimientos más fascinantes que estoy realizando ahora, con maestros como Jutsiev, Kalatozov o Grigori Chujrai, por no mencionar a los directores revolucionarios de los años 20 y 30-, latinoamericano, o -y esto es triste- español -aparte de la mención a Buñuel-
 El cine no es solo Hollywood. Ni siquiera inventaron el cine. Fue en Francia. Lubitsch, Wilder, Hitchcock, eran europeos.
 Entre los méritos de esta reflexión destaco la reivindicación del cine pornográfico, lo que es muy llamativo, aunque me parece que si cuestionamos el "giallo" o el "spaghetti-western" no hay razón para ensalzar un género cuya función no es precisamente estética.
 En fin, no me extiendo más. El artículo es polémico, atinado, vehemente, y, sobre todo, sincero. Muchas gracias Dani"

- Estrella Millán Sanjuán: "Buen articulo. Felicita a este joven de 20 años que ama el cine. Me recuerda a mí con esos 20 años que tiene ahora por esa visceralidad. Es normal ese análisis con esa edad tan intenso, categórico, impulsivo, pero loable, que alguien tan joven haga un recorrido desde Griffith o anteriores hasta la actualidad. Vehemente, como dices tú, Francisco. No le "perdono" que califique de mala a de "The Shinning", por ejemplo. Hombre, no es la mejor de Kubrick, pero es muy buena.
 Le falta hablar del buen cine de Buñuel, normal, no puede abarcarlo todo y se centra más en lo que nos han vendido como excelente, del norteamericano clásico. Hay que reivindicar a BUÑUEL por Dios. Y como no nombrar al cine asiático, Ozu, Mizoguchi, por ejemplo. O ruso, como dices tú. Pero es normal, estamos muy mediatizados. El cine ha muerto, no sé. "Jaws" de Spielberg, empezó una nueva era, que, para mí, se cargó el cine. No le resto importancia a la película, pero es el comienzo del cine relacionado con el merchandising, ¿con el neoliberalismo quizás?
 Hoy en día no hay genios, es verdad. No seré yo quien diga por qué, me falta inteligencia o capacidad de análisis quizá. Pero no hay que olvidar a Cronenberg, Villeneuve, Nolan, Haneke... Olvidemos a Amenábar, Almodóvar, Trier, y demás. No valen la pena, en mi opinión. No hacen obras de arte.
 Se me olvidaba, le falta conocimiento del cine "patrio". Berlanga, Saura, Erice, Fernán Gómez... Pero, por delante mi reconocimiento a este chico, cuando tenga más edad y analice con más perspectiva, va a ser una delicia. Enhorabuena
"

- Mario Martínez Gomis: "Dani, entre algunas verdades, su vehemencia, y su adanismo juvenil (¿quién no se creyó ser Adán en su juventud descubriendo América?) nos invita a repensar, de nuevo, en la historia del cine. Pero se pega mogollón de patinazos: sobre el cine de los setenta (con muchísimas cosas más buenas que malas) se pega un rebalón para romperse la puta crisma. Le recomiendo (como viejo cascarrabias con mala hostia) que lea "Moteros tranquilos, toros salvajes. La generación que cambió Hollywood" (libro de Peter Biskind). Y después que vea, o vuelva a ver, con tranquila contextualidad historica la obra de los autores que se citan en en ella"

- Laura Antonino: "Sens dubte, no crec que hi hagi ningú que digui i vegi que el cinema no és el que era. Evidència pura, dura i diàfana. Fa pena. La comparació amb uns altres temps es fa inevitable, l'esplendor d'abans brilla per la seva absència. Qualsevol comparació per petita o irrellevant que sigui així ens ho diu, que el cinema sofreix, des de fa molt, un declivi atroç.
 L'explicació que heu donat, és exhausta i veraç. Poc o res cal afegir. Solament repetir "Quina pena" i desitjar que els grans cinèfils com vosaltres, siguin aquí, informant-nos i fent-nos recordar i il·lustrant-nos de detalls i grandeses d'aquest art que, en una altra època, era (gairebé) tot i va donar tant a la societat
"

- Santiago Recuero Astray: "Estoy muy de acuerdo.
Después de los 70 se hicieron algunas pelis muy buenas, sobre todo mi adorada "Blade Runner", pero a partir de los 80 el cine es sólo televisión.
 A mi juicio el cambio lo empezó Hitchcock con "Psicosis". No fue más que un experimento (a los que el mago del suspense era tan aficionado como en "La soga" o "La ventana indiscreta"). Pero no solo se ha perdido el lenguaje.
A los que producían cine antes les gustaba el cine, aunque lo hicieran también para ganar dinero, pero era SU negocio y lo conocían.
 Hoy se hacen películas igual que se fabrican chorizos. No es que sean aburridas o malas, son algo peor, NO SON INTERESANTES.
 Todo ha cambiado: la fotografía no tiene nada que ver (ahora es todo vídeo), la mentalidad; ahora lo que aparece en pantalla debe parecer real. A Alfred Hitchcock o a Michael Curtiz les importaba muy poco que una transparencia se viera y existían los efectos especiales que no pretendían ser reales. Eran lo que eran. Ahora todo tiene que parecer un reportaje.
 Es posible que yo me esté haciendo mayor, pero soy incapaz de aguantar una peli posterior a los ochenta.
 Y otra cosa mas, creo que además de que el lenguaje cinematográfico esté agotado porque ya está todo hecho, estamos en una época muy esteril (pasa también con la música) con una epidemia de deplorable falta de talento.
Un ejemplo: Tarantino. En las pelis que dirige sólo hace una cosa (violencia por violencia) y lo hace más o menos bien.
Hitchcock en "Cortina Rasgada" tiene una secuencia del asesinato de un policía comunista que es muchísimo más violenta y truculenta que cualquiera que haya rodado Tarantino y, también, mucho más interesante.
 Pero es que Hitchcock hacía más cosas además de violencia y más violencia"

- Estrella Millán Sanjuán: "Me gustaría añadir en los comentarios que no hay ningún ejemplo de directoras. Qué pena. Pero me van a caer una lluvia de pedradas sobre un mal entendido feminismo y no tengo ganas de exponerme hoy. Pero, ¿no crees que es injusto que el cine esté monopolizado por hombres?"

- Ariel Carvajal Morales: "Cuando las historias y guiones son inteligentes, acabados, sensatos, y lo más parecido a la realidad se hace buen cine, cine de calidad. Sin ir más allá las grandes películas de todos los tiempos son en su mayoría antiguas. El error fue poner personajes a volar, a esquivar balas, a soportar veinte puñales y tener físicos fuera de lo normal. Los super héroes son los super culpables del super mal cine... veamos si alguno de ellos con sus super poderes y sus super físicos logrados con esteroides anabólicos logran salvar a este hermoso arte"

- Jorge Domingo Risso: "Hay muchas cosas ciertas, pero otras muy mal analizadas.
 El cine no está muerto y quedo demostrado este 2019 con obras grandiosas y actuaciones muy buenas. Hay que ver de todo.
 Amo el cine clásico pero de ahí a decir que esta muerto hoy por hoy, ni loco
"

- Franklin Padilla: "Me gusta y me entristece este artículo por la misma razón: porque dice la verdad. ¿Dónde está la causa? ¿En la falta de guionistas? Es un asunto complejo que queda abierto o inconcluso. Promete más de lo que cumple"

- Estrella Millán Sanjuán: "Otra reflexión. Para todos, incluida yo misma. NO existe ninguna referencia en este artículo, ni generalmente, cuando se habla de cine, de obras dirigidas por mujeres. Lo hay, pero una pregunta. ¿Por qué el cine parece monopolizado por hombres? ¿El arte tiene género?"

- Franklin Padilla: "Estrella, nuestra figura cimera, la máxima representante del cine de Venezuela dentro y fuera de ella es una mujer: Margot Benacerraf. Ganó con “Araya” el Gran Premio de la Crítica en Cannes ex aequo con “Hiroshima, mon amour”, de Alain Resnais (Francia). Otra mujer venezolana, Fina Torres, con “Oriana” ganó el premio Caméra d'Or en el Festival de Cine de Cannes de 1985"

- Lluís Bonet: "Dentro de mi humilde opinión, la persona que ha escrito el artículo no tiene ningún conocimiento con criterio cinematográfico. Dice barbaridades como que ya no hay cine clásico, que acabó en los 60, dando como ejemplo con la última gran obra maestra para él que es "El estrangulador de Boston", que es buen film, pero llegar a ser una obra maestra, no. ¿Qué pasa con los dos "Padrino", "Apocalipsis Now", "Taxi Driver", "Uno de los nuestros", etc.?
 Luego se carga directores europeos como Michael Haneke. Se carga films importantísimos como "Tiburón".
 ¿Qué es esto de decir la importancia del cine porno, que es la antítesis del cine?
 Decir que el cine se infantiliza, pues ¿y qué? Hay cine infantil excelente: Walt Disney, Pixar, los films de público familiar como "E.T.", "Star Wars", etc.
 Decir que Tarantino, Eastwood... no son buenos... ¡madre mía! No sé, cada uno tiene sus gustos pero está tirando por la ventana gran cine y dice cosas muy incongruentes. Lo siento por ser tan duro"

- Ramón Reina: "No estoy de acuerdo en absoluto
 Antes en los 30, 40, 50, 60 también se hacían bodrios y ahora se hacen buenas películas. ¿O solo hablamos del cine americano? Tenemos la posibilidad de ver películas de otras nacionalidades en lugares que no sean en los Festivales de Berlín, Cannes, Venecia o San Sebastián. Mucha demagogia barata. Un artículo sin rigor histórico de alguien que solo ve cine americano en la actualidad.
 Nada, este chico de un plumazo se cargó a Guillermo del Toro, Haneke, Iñárritu, Christopher Nolan, Gaspar Noé, Sorrentino, Paul Thomas Anderson, Lars von Trier, Miyazaki (animación), Alexandr Sokurov, Charlie Kaufman, Shane Carruth, Edgar Wright, Park Chan Wook. ¿No será que el cine que está muriendo es el yanki de las multinacionales?
 Y se me quedan multitud... Para defender a los clásicos no hace falta arrasar con los actuales. Porque yo podría decir películas fallidas y malas de Ford, Wilder, Hitchcock, etc., que los listillos les llamaban alimenticias. "Topaz" y "Atormentada" o "¿Quién mató a Harry?", ¿hay quien las aguante de Don Alfredo? Ford también tuvo sus patinazos, ¿alguien conoce "Un Crimen por Hora"? "Escala en Hawaii" y "La Taberna del Irlandés", no están como para tirar cohetes. "El precio de la Gloria" es a lo sumo una peliculita poco agraciada. "Bill, qué grande eres", demostró que Ford no estaba dotado para la comedia. "4 hombres y una plegaria", en fin...
"

- Alberto Orti: "Dani Crespo, felicidades por el escrito, radical, pero muy interesante. Algo similar decía Tarkovsky allá por los inicios de los 80, imagínate si resucitara ahora que pensaría... Estoy de acuerdo con lo que comenta Francisco Huertas Hernández: tanto conocimiento y pasión por el buen cine en alguien de 20 años es inaudito"



7 comentarios:

ACORAZADO CINÉFILO dijo...

Esta reflexión de nuestro colaborador Dani Crespo está hecha desde la vehemencia de los veinte años, pero también desde la sabiduría cinematográfica de quien conoce bien la historia del cine. Yo, personalmente, estoy de acuerdo con la tesis de que el cine como arte mayor ya no existe, de la misma manera que en música ya no hay un Beethoven, un Bach, unos Beatles o un Carlos Gardel; o en pintura no hay un Velázquez o un Rembrandt; o en literatura es inimaginable un Homero, un Cervantes, un Shakespeare, un Tolstoi. Parece como si en cada una de las artes se hubiera alcanzado la cumbre hace siglos o décadas -en el caso del cine, un arte joven-
Los juicios de Dani Crespo son maximalistas, a veces tan categóricos y generalizadores que pueden responder más bien a un prejuicio analizable desde la falacia del "argumento ad antiquitatem" (solo lo antiguo es valioso, verdadero, bueno), pero, como en los ejemplos que he citado de otras artes, no está exento de razón. Las pruebas que aporta son contundentes en el plano formal, visual, de la realización fílmica, aunque siempre he pensado que Dani es parcial en descalificar toda película que no responda a la puesta en escena.
Por supuesto no estoy de acuerdo en que Tarantino sea un mal director -pero es un sacrilegio decir que es uno de los mejores de la historia-, o Haneke -me parece un grande del cine actual-. De todas formas lo cierto es que los "maestros" que él defiende a capa y espada son incuestionables: Hitchcock, Ford, Bergman... Y autores tan extraordinarios como Scorsese -del que no habla- o Coppola -la ausencia más injustificable de este artículo- han manifestado su devoción hacia esos "maestros", muchos de ellos europeos o asiáticos.
Precisamente una de las fallas de este análisis es la omisión incalificable del cine asiático (japonés, hindú, chino, coreano, iraní), soviético -uno de los descubrimientos más fascinantes que estoy realizando ahora, con maestros como Jutsiev, Kalatozov o Grigori Chujrai, por no mencionar a los directores revolucionarios de los años 20 y 30-, latinoamericano, o -y esto es triste- español -aparte de la mención a Buñuel-
El cine no es solo Hollywood. Ni siquiera inventaron el cine. Fue en Francia. Lubitsch, Wilder, Hitchcock, eran europeos.
Entre los méritos de esta reflexión destaco la reivindicación del cine pornográfico, lo que es muy llamativo, aunque me parece que si cuestionamos el "giallo" o el "spaghetti-western" no hay razón para ensalzar un género cuya función no es precisamente estética.
En fin, no me extiendo más. El artículo es polémico, atinado, vehemente, y, sobre todo, sincero. Muchas gracias Dani

Estrella dijo...

Buen articulo. Felicita a este joven de 20 años que ama el cine. Me recuerda a mí con esos 20 años que tiene ahora por esa visceralidad. Es normal ese análisis con esa edad tan intenso, categórico, impulsivo, pero loable, que alguien tan joven haga un recorrido desde Griffith o anteriores hasta la actualidad. Vehemente, como dices tú, Francisco. No le "perdono" que califique de mala a de "The shinning", por ejemplo. Hombre, no es la mejor de Kubrick, pero es muy buena.
Le falta hablar del buen cine de Buñuel, normal, no puede abarcarlo todo y se centra más en lo que nos han vendido como excelente, del norteamericano clásico. Hay que reivindicar a BUÑUEL por Dios. Y como no nombrar al cine asiático, Ozu, Mizoguchi, por ejemplo. O ruso, como dices tú. Pero es normal, estamos muy mediatizados. El cine ha muerto, no sé. "Jaws" de Spielberg, empezó una nueva era, que para mí, se cargó el cine. No le resto importancia a la película, pero es el comienzo del cine relacionado con el merchandising, con el neoliberalismo quizás?
Hoy en día no hay genios, es verdad. No seré yo quien diga por qué, me falta inteligencia o capacidad de análisis quizá. Pero no hay que olvidar a Cronenberg, Villeneuve, Nolan, Haneke... Olvidemos a Amenábar, Almodóvar, Trier, y demás. No valen la pena, en mi opinión. No hacen obras de arte.
Se me olvidaba, le falta conocimiento del cine "patrio". Berlanga, Saura, Erice, Fernán Gómez, ... Pero, por delante mi reconocimiento a este chico, cuando tenga más edad y analice con más perspectiva, va a ser una delicia. Enhorabuena.

Laura dijo...

Sens dubte, no crec que hi hagi ningú que digui i vegi que el cinema no és el que era. Evidència pura, dura i diàfana. Fa pena. La comparació amb uns altres temps es fa inevitable, l'esplendor d'abans brilla per la seva absència. Qualsevol comparació per petita o irrellevant que sigui així ens ho diu, que el cinema sofreix, des de fa molt, un declivi atroç.
L'explicació que heu donat, és exhausta i veraç. Poc o res cal afegir. Solament repetir " Quina pena " i desitjar que els grans cinèfils com vosaltres, siguin aquí, informant-nos i fent-nos recordar i il·lustrant-nos de detalls i grandeses d'aquest art que, en una altra època, era (gairebé) tot i va donar tant a la societat.

Santiago Recuero dijo...

Estoy muy de acuerdo.
Después de los 70 se hicieron algunas pelis muy buenas, sobre todo mi adorada Blade Runner, pero a partir de los 80 el cine es sólo televisión.
A mi juicio el cambio lo empezó Hitchcock con Picosis. No fue mas que un experimento (a los que el mago del suspense era tan aficcionado como en la soga o la ventana indiscreta. Pero no solo se ha perdido el lenguaje,
A los que producían cine antes les gustaba el cine, aunque lo hicieran también para ganar dinero, pero era SU negocio y lo conocían.
Hoy se hacen películas igual que se fabrican chorizos. No es que sean aburridas o malas, son algo peor, NO SON INTERESANTES.
Todo ha cambiado, la fotografía no tiene nada que ver (ahora es todo video), la mentalidad: ahora lo que aparece en pantalla debe parecer real, A Hitchcock o a Curtiz les importaba muy poco que una transparencia se viera y existían los efectos especiales que no pretendían ser reales, eran lo que eran. Ahora todo tiene que parecer un reportaje.
Es posible que yo me esté haciendo mayor, pero soy incapaz de aguantar una peli posterior a los ochenta.

Santiago Recuero dijo...

Y otra cosa mas, creo que además de que el lenguaje cinematográfico esté agotado porque ya está todo hecho, estamos en una época muy esteril (pasa también con la música) con una epidemia de deplorable falta de talento.
Un ejemplo: Tarantino. En las pelis que dirige sólo hace una cosa (violencia por violencia) y lo hace más o menos bien.
Hitchcock en Cortina Rasgada tiene una secuencia del asesinato de un policía comunista que es muchísimo más violenta y truculenta que cualquiera que haya rodado Tarantino y, también, mucho más interesante.
Pero es que Hitchcock hacía más cosas además de violencia y más violencia.

Franklin Padilla dijo...

Me gusta y me entristece este artículo por la misma razón: porque dice la verdad. ¿Dónde está la causa? ¿En la falta de guionistas? Es un asunto complejo que queda abierto o inconcluso. Promete más de lo que cumple

Unknown dijo...

Dentro de mi humilde opinión, la persona que ha escrito el artículo no tiene ningún conocimiento con criterio cinematográfico. Dice barbaridades como que ya no hay cine clásico, que acabó en los 60, dando como ejemplo con la última gran obra maestra para él que es El estrangulador de Boston, que es buen film pero llegar a ser una obra maestra, no. ¿Qué pasa con los dos Padrinos, Apocalipsis Now, Taxi Driver, Uno de los nuestros, etc.? Luego se carga directores europeos como Michael Haneke. Se carga films importantísimos como Tiburón. ¿Qué es esto de decir la importancia del cine porno, que es la antítesis del cine? Decir que el cine se infantiliza, pues ¿y qué? Hay cine infantil excelente: Walt Disney, Pixar, los films de público familiar como ET, Star Wars, etc. Decir que Tarantino, Eastwood... no son buenos... madre mía. No sé, cada uno tiene sus gustos pero está tirando por la ventana gran cine y dice cosas muy incongruentes. Lo siento por ser tan duro.