sábado, 16 de octubre de 2021

Platón portátil para viajar. Filosofía líquida online. Francisco Huertas Hernández

Platón portátil para viajar
Filosofía líquida online
Francisco Huertas Hernández

La luz del Sol vista a través de unas manos abiertas al Amor
O el Bien conocido a través del Amor. O solo se conoce lo que se ama. O el amor nos eleva a lo más puro. O el Bien (lo más puro) como lo más amado.
Platón expone la tesis del "amor" (Ἔρως) como "puente" o "impulso" que nos eleva desde el cuerpo (deseo erótico de placer y belleza) ("Banquete", "Fedro") al alma (conocimiento, contemplación desinteresada de la Belleza en sí / Belleza Absoluta / Idea de Belleza).
No solo la "educación" ("República") nos eleva al Bien. También el amor.
En los diálogos de madurez como "La República" la Belleza y el Bien coinciden
Imagen de Laura Antonino

 Platón (Πλάτων) (428-348 aC) fue un filósofo griego de la época en que la gente quería saber cosas extrañas, más allá de lo que veían sus ojos. Podemos resumir esas preguntas en lenguaje actual:

1- ¿Esto existe? o ¿Esto es algo? o ¿Esto es real?
2- ¿Esto es verdad?
3- ¿Esto es bueno?

 Ahí están los tres grandes campos de la filosofía: el ser (ontología), el conocimiento (epistemología o gnoseología), y el bien (ética).
 Platón respondió "NO" a estas tres preguntas. Porque lo "señalado" con el dedo (deíctico) (esto, aquí y ahora, que veo: la cosa visible o sensible) es como lo que dice un proverbio chino que "cuando el dedo del sabio señala la Luna, el tonto mira al dedo". Nosotros tenemos tendencia a "creer" que el mundo es nuestro dedo (empirismo), pero, más allá de lo que vemos aquí y ahora, y señalamos con el dedo (nuestros sentidos que perciben las cosas presentes), existe una realidad perfecta que sirve como "modelo" y "guía" para esto que veo: las Ideas (no presentes ante mis sentidos: ni aquí (fuera del espacio) ni ahora (fuera del tiempo))

Para Platón las cosas que vemos (materiales) se "basan" en "modelos matemáticos" ideales, como esta casa que se construye a partir de formas geométricas puras.
Las "IDEAS" son los "patrones" (patterns) originales sobre los que se construyen materialmente las copias que vemos

 Para Platón esto que veo no existe porque cambia tan rápido que no podemos conocerlo. Así que hay algo más allá del dedo... ¡y de la Luna!. Sí: el Mundo Inteligible, que no vemos, pero podemos pensar. Un mundo que permanece siempre igual como el significado de las palabras y el valor de los números.

Reloj de campanario de iglesia. Puede leerse debajo de la esfera, en latín: "Vulnerant omnes. Ultima necat" ("Todas hieren. La última mata")
Se refiere al tiempo (las horas). Su movimiento es el envejecimiento, el discurrir del nacimiento a la muerte. Lo único que hacemos es ir muriendo día a día desde que nacemos. Esa fugacidad de la vida (tempus irreparabile fugit) no sólo produce horror y desesperación, también escepticismo (la incapacidad de conocer la realidad cambiante)

 Para Platón esto que veo no es verdad porque sobre ello hay tantas opiniones distintas que no hay acuerdo. Unos son daltónicos, otros miopes, otros miran siempre "torcido", otros más se dejan llevar por lo que dice la mayoría. La verdad tiene que ser algo único, no múltiple. Como el valor de la hipotenusa de un triángulo rectángulo es igual a la raíz cuadrada de la suma del cuadrado de los catetos, siempre. Da igual que triángulo miremos. No lo sabemos mirando, sino pensando. Hay algo más allá de la multitud de opiniones dispersas: la ciencia racional.

 Para Platón esto que veo no es bueno porque lo bueno no puede ser bueno unas veces y otras no, o bueno para unos pero no para otros. ¿Cómo podríamos entendernos y respetarnos entonces?. Los Sofistas iban enseñando que no hay nada absoluto, que lo bueno son costumbres y gustos cambiantes de gentes y épocas. Platón creía que si no existe algo bueno en sí, que pueda conocerse y servir de guía a nuestras acciones no podremos jamás ser justos ni felices. Así que las cosas buenas, las acciones buenas que vemos son buenas porque "imitan" el Bien, lo tienen como guía. Existe el Bien en sí más allá de las cosas buenas que vemos, que no son nunca "totalmente" buenas.

 Aquí es donde vale la metáfora de las Ideas (esas guías permanentes, únicas y perfectas) como "moldes". El molde es el prototipo que sirve para "reconocer" (reminiscencia) las copias que vemos, hechas a partir de él. Tú sabes lo que es una persona justa no por mirar lo que la persona hace o dice, sino por "comparar" eso que hace o dice con un "molde" o Idea de Justicia, la Justicia en abstracto, o sea, "separada" de las personas o actos concretos que la "imitan".

Impresora 3D
"Una impresora 3D es una máquina capaz de realizar réplicas (copias) de diseños (originales, patrones) en 3D, creando piezas o maquetas volumétricas a partir de un diseño hecho por ordenador. Surgen con la idea de convertir archivos de 2D en prototipos reales o 3D. Comúnmente se ha utilizado en el prefabricado de piezas o componentes, en sectores como la arquitectura y el diseño industrial. En la actualidad se está extendiendo su uso en la fabricación de todo tipo de objetos, modelos para vaciado, piezas complicadas, alimentos, prótesis médicas (ya que la impresión 3D permite adaptar cada pieza fabricada a las características exactas de cada paciente)"

Es muy interesante ver como este aparato tiene relación con la Teoría de las Ideas de Platón: el diseño (original, patrón) es la "idea" (prototipo) que sirve de "base" para que la impresora haga las "copias" (réplicas) que nunca serán iguales al original: la impresora -añadiendo algunos materiales- "fabrica" indefinidas copias (materiales) en 3 dimensiones (longitud, anchura, profundidad) a partir de "diseños" informáticos (matemáticos) en 2 dimensiones.
Eso es lo que pasa con la Teoría de Platón: cada cosa que vemos es una copia de su original inteligible. El original (que Platón llamó Idea) es inmaterial (no tiene ninguna materia) -como el diseño informático que sirve de base a la impresora 3D-, pero las copias solo pueden existir cuando son materiales que "imitan" la "forma" o "idea" original. Al ser materiales nunca son iguales: no hay dos cosas físicas iguales en el mundo (ni gotas de agua ni granos de arena), porque lo material es imperfecto, mientras que su "forma original" es perfecta por ser inmaterial

 Para acabar este breve viaje al pensamiento platónico diremos que lo que preocupó al pensador de Atenas fue ser virtuoso, o sea justo, o sea bueno. Y para ser justos tenemos que vivir en una sociedad justa. Porque el ser humano fuera de la sociedad no puede ser más que un animal o un dios, como escribió Aristóteles. La Justicia existe, sí, pero no puede ser vista, solo puede ser pensada. La justicia es algo verdadero porque es puramente racional, no depende de como se la mire. Y la justicia es buena, porque, al fin y al cabo, para Platón todo responde a la pregunta 3: ¿Esto es bueno?. Porque lo bueno es lo máximo que podemos conocer, como el Sol es lo máximo que podemos ver: nos ilumina y da calor.
 Fijémonos pues en la imagen de las manos que "enmarcan" el sol con un corazón. El amor, simbolizado en el corazón, es el impulso que nos hace buscar lo bueno. Amamos el Bien. Incluso los que aman lo malo es porque creen que es "bueno" para ellos. El Bien es lo amado y lo más perfecto. No puede ser mortal o material, ni humano ni natural. Nosotros los humanos queremos "elevarnos" en busca de la perfección o el bien, y de la misma manera todo lo que existe es perfecto por ser bueno. Pero si nuestra mente (alma la llama Platón) busca lo perfecto es porque lo perfecto existe. Y como el conocimiento de lo material y temporal es imposible, el bien es inmaterial y eterno, y nuestras almas también, para así poder conocerlo.

El Bien (The Good) es la "idea suprema", el Principio de todo. De él dependen la Verdad (Truth), la Belleza (Beauty) y la Justicia (Justice) que es un "bien moral" (virtud) o "armonía de la prudencia/sabiduría, la valentía-fortaleza y la moderación"

 El "viaje" platónico (salida de la "caverna") es un duro "camino" desde el cuerpo -y sus deseos y necesidades- al alma -y su aspiración al conocimiento y la virtud, el bien-. La "filo-sofía" (amor o búsqueda de la sabiduría) es la "educación" integral del alma: su "purificación". Para ser buenos tenemos que conocer el bien, es decir, alejarnos de lo material, lo sensible, lo efímero... "volar" como el "carro alado" por el "cielo" del conocimiento y el bien.

Alegoría de la "caverna"
El "viaje" (educación) del alma, saliendo de la oscuridad (las cadenas del cuerpo y sus opiniones), buscando la luz (el Bien y el conocimiento)
Ilustración de los cuatro espacios: a) las sombras móviles y ruidosas proyectadas en la pared; b) los "porteadores" que mueven unas copias de objetos y seres vivos, hechas en diversos materiales, mientras hablan. Caminan tras una pared a la altura de sus cabezas; c) un fuego que ilumina esas figuras y las proyecta en la pared; d) la escarpada salida de la cueva y el exterior en el que se encuentran los verdaderos seres que los porteadores movían. La luz del sol que hace ver esa realidad verdadera reina en este mundo, pero no llega a las simas profundas donde yacen los prisioneros encadenados

Postdata Primera

  Platón contra el conformismo, la cobardía moral, la pereza intelectual y la sumisión social

 En España hace unos años se ha puesto de moda la frase "Esto es lo que hay", repetida por todo tipo de personas ante situaciones injustas. Se dice cuando uno tiene que conformarse con lo que hay en ese momento porque no queda más remedio que aceptarlo. ¿Eso es así necesariamente?. Esta servil expresión se extendió con la crisis económica de 2008, cuando un trabajador tenía que rebajarse a aceptar las indignas condiciones laborales si quería sobrevivir. En general era el llamado "pueblo" el que repetía esta frase como un "mantra" de resignación ante los poderes económicos, políticos o la misma naturaleza implacable.
 Pero, ¿qué diría Platón de esta actitud resignada y de los que se justifican con esta sentencia aparentemente estoica? Pues muy sencillo: les llamaría "prisioneros" o "esclavos""sujetos por cadenas que les inmovilizan las piernas y el cuello, de tal manera que no pueden ni cambiar de sitio ni volver la cabeza, y no ven más que lo que está delante de ellos". "Cadenas" de la "opinión" (idea subjetiva y confusa acerca de la realidad que se opone al conocimiento verdadero), la de los que nos convencen que las cosas son como nos las hacen ver: la explotación laboral o la desigualdad social, convertidas en "Esto es lo que hay". La injusticia, en definitiva. Las piernas inmovilizadas equivalen a la inacción. El cuello con la argolla es el sujeto sometido a la manipulación para que "acepte" la "única realidad": la que ve. ¡¡¡No. Esa no es la realidad!!! ¡¡¡Es la que le hacen ver, la que le "proyectan" en las redes sociales, en la televisión, la que se repite como "eco" sórdido en las cloacas donde chapalea el llamado "pueblo": es un "simulacro"!!!
 La vida limitada de quienes nacen para estudiar lo que les mandan, trabajar en lo que les dejan, gastar en lo que puedan, y morir sin molestar, los que entonan como una aburrida letanía: "Esto es lo que hay". Esos que "desconocen" que están atados a las opiniones de otros, a la "ideología" de la "sumisión": donde solo lo efímero es real, donde solo lo abyecto es real, donde lo eterno y lo justo es solo una utopía alucinada. Platón nos enseñó que aquellos prisioneros de la caverna que son "liberados" de esta "sumisión" (cadenas de la ignorancia y la opinión) contemplan, tras el duro esfuerzo de fortalecer su razón -y su libertad- que la realidad verdadera no era la que les hacían creer: "que esto NO es lo que HAY", "lo que HAY es OTRA COSA". Y es entonces una obligación, un deber -moral-, "modificar" la envilecida sombra de lo real para vivir en la auténtica realidad: La REALIDAD IDEAL (los VALORES), aquella realidad sin la cual no podríamos ni nombrar esta realidad irracional: DEBEMOS HACER REAL AQUÍ LA RAZÓN Y LA LIBERTAD, que es la auténtica realidad del mundo...

martes, 12 de octubre de 2021

"Creer o no creer. Esa es la cuestión". Debate filosófico. 4º ESO B-PR4. 5 octubre 2021. Profesor: Francisco Huertas Hernández IES Dr. Balmis. Alicante

"Creer o no creer. Esa es la cuestión"
Debate filosófico. Clase 4º ESO B-PR4. Filosofía
Martes 5 octubre 2021
Profesor: Francisco Huertas Hernández
IES Dr. Balmis. Alicante

"Agnes of God" (1985). Norman Jewison
La Hermana Agnes (Meg Tilly) & la Dra. Martha Livingston (Jane Fonda)
Película estadounidense basada en la obra de teatro de John Pielmeier. Una historia de fe y ciencia que se desarrolla en un convento católico cercano a Montréal (Canadá), donde da a luz la hermana Agnes (Meg Tilly), que afirma que fue visitada por Dios y que después quedó embarazada. El bebé muere.
La psiquiatra Martha Livingston (Jane Fonda) acude al convento para conocer de cerca los hechos y ayudar a la monja. Al mismo tiempo, conocerá otros aspectos extraños de la vida dentro del convento"

Fe & Ciencia. Creencia y Razón. Un film muy adecuado para ilustrar el Debate "Creer o no creer. Esa es la cuestión" que se realizó en la clase de Filosofía de 4º ESO B el martes 5 de octubre de 2021

 El Debate "Creer o no creer. Esa es la cuestión" que tuvo lugar en la clase de Filosofía de 4º ESO B el martes 5 de octubre de 2021 fue intenso, lleno de ideas, aunque algo disperso en el hilo argumentativo.

 Leemos un resumen de Sandra: "En la clase anterior debatimos grupalmente el tema de "Creer o no creer", que se basa en "Dios sí o Dios no". En la parte derecha de la clase se situó el bando de los creyentes mientras que los ateos o agnósticos se situaron al lado contrario, a la izquierda.
 Cristian, Nayeli, Sebas y Michael defendieron la creencia en la existencia de Dios con argumentos interesantes en mi opinión.
 La clase transcurrió con un intenso desarrollo del debate, y, finalmente, terminó (aunque quedaban puntos por tratar)"

 Aida, a la que nombré secretaria para que tomara nota de todo, escribió este resumen (completado por mí):

 "Primer argumento de los creyentes: Los cristianos piensan que Dios es Bondad, no una persona en sí.

 Los no creyentes preguntan: ¿Por qué lo llaman Dios? La religión se basa en la historia, respondieron los creyentes.

 ¿Por qué hay distintos dioses? fue otra cuestión de agnósticos y ateos. Porque depende de las culturas, respondieron los que defendían la fe. Añadieron que todas las creencias no son iguales.

 Dios es una creación de los humanos en base a la historia. Fue una crítica de los no creyentes.

 Cuando los agnósticos preguntaron: ¿Por qué crees en Dios?, los creyentes respondieron que por la fe (esperanza en un ser divino).

 Un argumento sorprendentemente filosófico fue éste: creer y saber son cosas distintas. Fue defendido por los que rechazan la fe.
 Luego, estos mismos insistieron, contra lo argumentado por los creyentes, que los estudios científicos demuestran que las "pruebas" de la historia del cristianismo son falsas.

 Un argumento sobre la creación: si Dios ha creado un "proyecto" y ha resultado ser "malo", ¿por qué no lo restablece? Incisivo fue este planteamiento de los no creyentes.
 Parecido a éste: Si Dios es Bondad, ¿por qué existe el mal?. La réplica de los creyentes fue que Dios nos dio la voluntad de creer o no creer y el libre albedrío (las personas tienen el poder de elegir y tomar sus propias decisiones, y Dios permite que uno pueda elegir tanto el bien como el mal). El Mal simbolizado en la serpiente no era Dios sino un ángel que se rebeló contra Él. Dios no crea el Mal. La desobediencia es el pecado que provocó la expulsión del Paraíso.

 Una extraña pregunta agnóstica fue: si Dios ha creado al ser humano, ¿quién creó a Dios? Yo (el profesor) respondí que Dios (si existe) es eterno, es decir, no tiene principio ni final.

 Los no creyentes atacaron con una cuestión dolorosa: ¿Por qué sufren los inocentes?. Se respondió con una cita: "sufrirán justos por pecadores". Como todo el bando creyente estaba formado por cristianos (testigos de Jehová, católicos, evangélicos) las referencias a la Biblia fueron continuas.

 Un creyente afirmó que la Biblia no debe interpretarse literalmente, hay que hacer una lectura "alegórica".
 Los cristianos miran más por lo sobrenatural (fuera de lo común). Esto no sé si era a favor o en contra de la fe.

 ¿Por qué el cristianismo persigue el deseo y el sexo? se planteó desde el bando agnóstico-ateo. Se habló de que solo se permitía el sexo dentro del matrimonio.

 Volviendo al libre albedrío (tema clave de la ética cristiana) los creyentes argumentaron que Dios premia y castiga a los humanos en base a su libre albedrío (según lo que hacen tras elegir libremente).
 El problema del arrepentimiento fue esgrimido por el bando no creyente: ¿hay que pedir perdón, arrepentirse, y de esa forma te quitan tus pecados?. Los creyentes señalaron que Dios perdona, siempre y cuando te sientas arrepentido de corazón. Yo hablé de la obra de teatro de Tirso de Molina "El condenado por desconfiado": aunque hayas seguido el camino de Dios toda tu vida si al final te desvías, Dios no perdona a quien no se arrepiente"

 Éstas son algunas ideas extraídas por Aida, y completadas por mí, del Debate sobre la Fe. Quedaron muchos puntos por tratar, pero el nivel conceptual, argumentativo, y la implicación emocional fueron altas

domingo, 3 de octubre de 2021

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R. Parábola visual de la bulimia. Francisco Huertas Hernández. Cine Independiente de Argentina

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Parábola visual de la bulimia
Cine Independiente de Argentina
Francisco Huertas Hernández

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Afiche

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Trailer

 "Círculos. La cita de ensueños" (2021) es el tercer film de Bastian A & Rocío R. En este caso se trata de un mediometraje de 40 minutos en blanco y negro. Tras "Dolores, un día se quedó sola..." (2019). Bastian-a & Rocío R, y "Breves relatos de muerte y otras miserias. Un Bolero" (2020). Bastian-a / Rocío R, ya comentadas en este blog, los jóvenes creadores porteños consiguen depurar aún más su cine visualmente.

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Amanecer de Rocío. Planos casi cenitales para "entrar" en un personaje ensimismado, cuyo comportamiento oscila entre el impulso y la culpa

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Rocío mide su cintura con cinta métrica

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
La balanza digital mide el peso: 42 kgs. ¿Por qué preocupa el peso?

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Créditos: Título (Círculos)

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Créditos: Título secundario (La cita de ensueños)

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Los círculos luminosos de los créditos iniciales se funden en una luna que se pone al amanecer

 "Círculos. La cita de ensueños" es un poema visual muy elaborado que funciona en dos ejes: el icónico-simbólico y el narrativo. Como es habitual Bastian A privilegia la puesta en escena, no obstante lo cual el montaje y los planos encadenados dan al film un halo poético especial.

 La presencia de Rocío R. llena la pantalla: es la única protagonista. Su interpretación es notable: contenida y ensimismada. Una mujer y un enigma. Aunque según Friedrich Nietzsche el hombre busca en la mujer peligro y juego, por ello quiere a la mujer: "el más peligroso de los juegos". El peligro acá es el alimento que mata cuanto más vida da, pues sabido es, como escribió Francisco de Quevedo en "La cuna y la sepultura":

"Mira cómo en todas esas cosas ignoras a la muerte que recibes; pues los manjares con que (a tu parecer) sustentas el cuerpo (y es así), en su decocción, por otra parte, gastan el calor natural (que es tu vida) con el trabajo de disponerlos. Vela eres: luz de la vela es la tuya, que va consumiendo lo mismo con que se alimenta; y cuando más aprisa arde, más apriesa te acabarás"

 Bastian A hace "jugar" a la cámara siguiendo el "enigma" de la mujer, de Rocío, que, ensimismada, mantiene otro "juego" nutricio con la comida. El cuerpo -bello cuerpo- de Rocío es el campo de batalla de la cámara y la báscula digital, de la mirada del espectador y los espejos circulares que son metáfora geométrica del deseo (hambre, gula, bulimia) y la contemplación.

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Las piernas -extraña simbología religiosa de la Crucifixión- de Rocío cubiertas de sustancia culpable: chocolate. Mejor que el espectador (bícromo) piense en sangre expiativa

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
La película es una sucesión de planos poético-visuales. En éste hallo una influencia del cine silente y del mimo francés Marcel Marceau (1923-2007). El fondo negro y la expresividad gestual de Rocío -¡¡¡esos ojos!!!- introducen el rito nutricio

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Cheese Burguer que "oculta" algo "mecánico": tuercas de acero. La "repulsión" moral de la persona anoréxica-bulímica ante la excitación del comer.
Además, como queda claro en el desarrollo de la película, la bulimia de Rocío busca la "junk food" (comida chatarra/basura: "que presenta altos niveles de grasas, sal, condimentos o azúcares (que estimulan el apetito y la sed, lo que tiene un gran interés comercial para los establecimientos que proporcionan ese tipo de comida) y numerosos aditivos alimentarios, como el glutamato monosódico potenciador del sabor o la tartrazina (colorante alimentario)"

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Chocolate y sangre
Bastian A me cuenta que no es "sangre" sino chocolate lo que cubre el cuerpo de Rocío al despertar, al ducharse.
En blanco y negro no hay distinción entre uno y otro. Todo acto de ingestión es un acto de occisión (muerte violenta). Comiendo nos matamos, como escribe Quevedo. La sangre vertida es metáfora del vómito bulímico. Expulsar el alimento es expulsar la vida que introducimos al comer. Pero si la defecación y la micción son los mecanismos del sistema digestivo para eliminar residuos, quebrar (vomitar) es un mecanismo "moral" (del SuperYo moral castigador) para "limpiar" la culpa del deseo prohibido: el arrepentimiento del "vómito".

Referencia literaria en este plano: el libro "Alicia a través del espejo" (Through the Looking-Glass, and What Alice Found There) (1871) del escritor y matemático británico Lewis Carroll. Las novelas de misterio parecen del gusto de los autores de esta película. La presencia de múltiples espejos en el film -como en "El espejo" (Зеркало) (1975) de Andrei Tarkovsky- donde la realidad puede "invertirse" (?). Quizás el maniquí humanizado en su seriedad moral, y Rocío "animalizada" en su compulsión bulímica

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Uno de los planos más bellos del film (realizado por John Alexander): las manos de Rocío cubiertas de una "sustancia" culpable. El espectador de la cinta en blanco y negro apenas adivina que es chocolate (la "dulce" amargura de los carbohidratos simples)

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
En los Post-it del espejo hay "señales: cumpleaños de Rocío, un número de teléfono, advertencias. El SuperYo vigilante "exteriorizado" en mensajes urgentes que no deben "olvidarse" o "desobedecerse"

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
El bol de chocolate, la cuchara. Pruebas del "acto nefando": el "pecado". La bulimia nocturna
 
"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
La ducha. La cintura de Rocío. La piel es el erotismo. Los ojos son el anhelo. El espectador quiere más, aunque no sabe qué sucede exactamente, porque el silencio envuelve a la protagonista. La ausencia de palabras se llena con los ruidos del agua, de los objetos

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Cuerpo desdoblado en efecto óptico de Rocío en la ducha

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Secuencia onírica: Rocío bellísima con pamela

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Secuencia onírica que recuerda los inicios del cine: "L'Arrivée d'un train en gare de La Ciotat", film rodado por Louis Lumière en el verano de 1895, y proyectado en Lyon en 1896. El tren se dirige al espectador. Ese es el "efecto" aterrorizador de la "máquina" amoral que va a arrollar al ser humano, que no puede dejar de contemplar arrobado.
Rocío es una "máquina" amoral, un "mecanismo" como el maniquí articulado que la acompaña. No tiene "voluntad" o raciocinio para dirigir su vida, su dieta

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
La cinta métrica que lucha contra la bulimia. "La bulimia nerviosa es un trastorno alimenticio y psicológico caracterizado por la adopción de conductas en las cuales el individuo se aleja de las formas de alimentación saludables, consumiendo comida en exceso en períodos de tiempo muy cortos, seguido de un período de arrepentimiento, el cual puede llevar al individuo a expulsar el exceso de alimento a través de vómitos o laxantes" (Wikipedia)

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Espejos y Conciencia

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Espejos circulares. Multiplicación de imágenes
Estos planos poético-visuales dan "vuelo" lírico al film

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R

   La estructura de este mediometraje imbrica la fantasía libidinosa de la ingestión infinita, la lucha moral por eliminarla, y el carrusel visual de primeros planos, planos detalle y planos encadenados de alto contenido lírico y metafórico.

 Perfectamente encuadrada y filmada, y con un acompañamiento musical exquisito (el piano de Alfredo Lozano; "Souvenir d'un lieu cher" para violín y piano, op. 42 de Pyotr I. Chaikovsky), estamos ante una hermosa fantasía lírica -"un lugar querido", como la pieza de Chaikovsky- donde el cuerpo y la mirada de Rocío, la fugaz presencia de las calles de Buenos Aires, los objetos que sustituyen a las personas en el departamento, y la matizada narración de una bulimia, junto a los homenajes cinematográficos a directores como Tarkovsky, Lynch, Kubrick o Buñuel, conforman una ineludible cita con el Cine Independiente argentino

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
La mano que anhela es la humana, como en "Creazione di Adamo", fresco de la Capella Sistina (Musei Vaticani, Roma), pintado por Michelangelo Buonarroti en 1511. En la bóveda de la Capilla Sixtina se representa al primer hombre que extiende su mano hacia su Creador, en el anhelo de inmortalidad o divinidad que los mortales experimentamos al no ser solo carne macilenta.
Rocío, con peluca, una "deidad" que busca la mano del maniquí carente de vida. Una inversión óntica: lo humano se ha transformado en máquina carente de vida, lo divino es un "simulacro". El ser humano ha quedado privado de "humanidad" y lo "divino" de trascendencia. Como escribió Enrique Santos Discépolo
"Igual que en la vidriera irrespetuosa
De los cambalaches se ha mezclao la vida
Y herida por un sable sin remaches
Ves llorar la Biblia junto a un calefón"

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Un maniquí (del holandés "manneken", que significa 'hombre pequeño') es un modelo articulado del cuerpo humano usado por los artistas y por los escaparatistas. Prototipo de ingenio mecánico inerte frente a un organismo vivo. Joan Manuel Serrat escribió una canción llamada "De cartón piedra" (1970) en la que un personaje solitario de personalidad patológica se enamora de un maniquí de vidriera que acaba robando o "secuestrando" en un rapto de amor

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Buenos Aires es un reclamo de comida. Rocío mira vidrieras 

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Espléndido plano del deseo voraz de alimento (dulces) con una Rocío solitaria en las calles de Buenos Aires

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Gimnasia contra el desorden alimentario. Bastian A filma en travelling circular en sentido contrario a las agujas del reloj

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Verificación vs. Error/Fracaso en la ingesta compulsiva de alimento. La heladera de Rocío es un "campo de batalla" de su alma atormentada y solitaria

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
La báscula digital es testigo de la lucha de Rocío contra su desorden
El círculo es su forma

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Leyendo en la bañera una revista sobre ayuno y desintoxicación. El film es la crónica poética de una lucha contra la intoxicación

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Velas flotantes circulares en el agua de la bañera

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Lindo plano de luz, forma circular, agua y paz interior

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Un número de teléfono

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Espejos

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Cumpleaños: entre el placer y el deber

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Hundiéndose en la compulsión alimentaria. Nada hay peor para el equilibrio psicológico que un cumpleaños en soledad

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Pizzería "La cita"

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
El maniquí alza sus brazos como silente conciencia moral externalizada de Rocío, que se ha "mecanizado" o "des-racionalizado" al sucumbir a la soledad del cumpleaños y la bulimia

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
La cruz (X) final (?) del "error" en la heladera: la bulimia triunfa

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Epílogo: Homenaje a "A Clockwork Orange" (1971). Stanley Kubrick

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Epílogo: Homenaje a "A Clockwork Orange" (1971). Stanley Kubrick

"Círculos. La cita de ensueños" (2021). Bastian A & Rocío R
Epílogo: Homenaje a "Un chien andalou" (1929). Luis Buñuel

 El equipo técnico del film incluye a Bastian A (director), Rocío Ray (actriz), Benjamín Robles, César Valderrama Martínez, Rasgido Jose y John Alexander, junto al piano de Alfredo Lozano, y la ciudad de Buenos Aires