lunes, 22 de junio de 2020

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger. Soledad y miseria del "American Dream". Francisco Huertas Hernández. Las películas que me marcaron


"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Soledad y miseria del "American Dream"
Las películas que me marcaron
Francisco Huertas Hernández


"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) & Rico Rizzo (Dustin Hoffman)
Una de las películas de mi vida: la gran ciudad -Nueva York- generando soledad y miseria. El fracaso del "sueño americano" visto por un inglés

"Midnight Cowboy" fue la primera película de John Schlesinger (1926-2003) en Estados Unidos. El realizador londinense había dirigido "Far from the Madding Crowd" (1967) y "Darling" (1965) en su país y quedaba emparentado con el movimiento del Free Cinema (influencia neorrealista documental, inconformismo social, personajes clase obrera, pequeños equipos de filmación) Muchos de estos elementos están presentes en esta poética y, no obstante, sórdida película neoyorkina fotografiada por Adam Holender (1935). A partir de un sólido guión de Waldo Salt (1914-1987) sobre la novela del mismo título de James Leo Herlihy (1927-1993), y con una inovidable banda sonora del británico John Barry (1933-2011), cuyo tema central está interpretado con la armónica del músico de jazz belga Toots Thielemans (1922-2016). Aunque lo que convirtió este largometraje en mítico fue la canción "Everybody's Talkin'" de Fred Neil, en la voz de Harry Nilsson (1941-1994), que otorga a la aventura vaquera de Buck un leit motiv definitivo. A pesar de ser clasificada "X" por sus escenas sexuales, fue la primera película en ganar el Oscar con esa calificación. Se llevó tres estatuillas en 1970: Mejor película, Mejor director, Mejor guión. Recibió múltiples premios por todo el mundo y se convirtió en un clásico del cine.

 Joe Buck (Jon Voight) es un lavaplatos de Big Spring, un pueblo de Texas, que se va a Nueva York a hacerse rico ejerciendo la prostitución con señoras mayores. El plan sale mal. Su primera conquista, Cass (Sylvia Miles), le acaba pidiendo dinero. En un bar conoce a un solitario, Enrico (Rico) Salvatore Rizzo (Dustin Hoffman), un estafador tísico y tullido, que se ofrece a ser su representante, engañándole, al enviarlo a un fanático religioso homosexual, Mr. O'Daniel (John McGiver). Joe se queda sin dinero y le echan del hotel. Ejerce la prostitución masculina en cines con el mismo resultado desastroso. Deambulando por la ciudad se tropieza con Rizzo -al que llaman Ratso- y éste le ofrece alojamiento en su casa: un edificio abandonado a punto de ser demolido. Con pequeños hurtos van sobreviviendo, pero la tos de Rizzo empeora con el invierno. Son invitados a una fiesta psicodélica privada, donde Joe consigue una clienta, la adinerada Shirley (Brenda Vaccaro). La amistad entre los dos desahuciados se intensifica en el crudo invierno del Este. Y Joe cuida a Rizzo, cuya salud se deteriora rápidamente. El final de la cinta es tan amargo como la descripción de la cara oculta del "sueño americano"


 "Cowboy de medianoche" -"Vaquero de medianoche" o "Perdidos en la noche"- es un film urbano. En un sentido doble: se desarrolla en la ciudad más grande de Estados Unidos y está rodada en sus calles. Lejos de los estudios de Hollywood, Schlesinger, presenta una ciudad abigarrada y solitaria, opulenta y menesterosa, a un tiempo. La mirada sobre la metropolis de dos extraños. Joe Buck es un inculto lavaplatos tejano que se viste de Cowboy emulando a John Wayne. Es el "conquistador". El plano inicial muestra en zoom out una pantalla blanca de autocine (Big Tex Drive In) en la que se desvanece el ruido de los tiros y cabalgadas de una persecución de western. Se encadena una canción country cantada por Joe Buck en la ducha: "Whoopy-ki-yi-o / Get along little doggies / For you know New York / Will be your new home / It's your misfortune and none of my own..." interrumpida por "Where's that Joe Buck?" que sale de muchas gargantas que reclaman la presencia del lavaplatos. Mientras éste se viste con sus mejores galas: una camisa verde, un chaleco con flecos, unas botas con estrella dorada incrustada, y un sombrero vaquero. Solo pasará por el restaurante para despedirse. Saliendo de su vivienda suena la canción "Everybody's talkin'" interpretada por Harry Nilsson. Ahí va el cowboy iluso con su maleta de piel de vaca a tomar el bus. Cruza el país en un viaje de varios días con su radio siempre en la oreja. En el trayecto continúan los recuerdos (flashback) de su infancia: su abuela Sally que lo crió, su salón de belleza, una novia primera, Annie, con la que vivió una experiencia traumática. Nueva York: la ciudad redentora luce desde la ventana de un hotel barato: Times Square. Se inicia la aventura. Joe camina por Manhattan entre la multitud buscando señoras adineradas solitarias. La ciudad es un continente hostil a los individuos que deambulan por sus calles. Schlesinger rueda con teleobjetivo para que los viandantes no se aperciban y lograr una mayor verosimilitud documental. Joe comprueba la dureza de una urbe en la que alguien puede morir en la acera -frente a Tiffany en la 5ª Avenida- sin que nadie se detenga. La ciudad es el espacio de la masa, pero, entre el ruido del tráfico, esos individuos están incomunicados. En varias escenas Schlesinger muestra personas -la madre y el hijo en el drugstore- que ni hablan ni responden. La televisión actúa como puente con los demás. El tierno palurdo pasa sus noches mirando el televisor de monedas en el hotel. Si la conquista del Oeste fue una expansión desde el Este, la falta de oportunidades lleva a Joe a realizar el viaje inverso. Y, sin embargo, la gran ciudad capitalista es inconquistable.


"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Autocine
El plano inicial muestra en zoom out una pantalla blanca de autocine (Big Tex Drive In) en la que se desvanece el ruido de los tiros y cabalgadas de una persecución de un western. Un caballito de juguete se balancea en el parque infantil bajo la pantalla. Joe es ese cowboy -de juguete- de sueños de celuloide

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Botas vaqueras "kitsch". El mal gusto proverbial de los habitantes del Oeste

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight). Un hombre objeto. Invierte su salario en comprar atavíos para lucir como macho en celo en las avenidas de Manhattan. Una consideración sobre el comportamiento machista de la "deep America" que podría hacernos antipático el personaje de Joe, pero sobre el que el director y el guionista lanzan una mirada compasiva. Al fin y al cabo, cuanto más ignorante eres, más "masa" eres, más reflejo de la ideología social dominante. Joe no es distinto de tantos cientos de chicos que iban a Times Square buscando "vicio" o sueños

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight)
Lo triste de los "losers" (perdedores) es que se creen importantes no siendo nada. Joe es un friegaplatos sin estudios ni inquietudes. Su horizonte se limita a imitar a "vaqueros" del cine y "plantarse" en la gran ciudad del Este a hacer fortuna únicamente con sus atributos masculinos. El sistema social y económico capitalista será inmisericorde con todos estos "soñadores" hijos del Tío Sam. Seguro que votaba a los republicanos. Las pistolas de su admirado John Wayne son sustituidas por sus genitales -simbolizados en las botas puntiagudas y bamboleantes y en el sombrero-

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) imitando a un cowboy de western, un John Wayne de celuloide. El "American Dream" (creencia norteamericana en la oportunidad de cualquier individuo de prosperar y tener éxito para lograr una movilidad social ascendente. Estados Unidos como "Land of opportunities") distorsionado. James Truslow Adams lo definió en 1931 ("American Epics") como: "life should be better and richer and fuller for everyone, with opportunity for each according to ability or achievement". Pero, ¿esas "abilities" incluyen el delito y la inmoralidad? En cierto modo, Al Capone realizó el "sueño americano" tanto como Bill Gates. Joe Buck actúa movido por dos vectores: uno, el "American Dream" en su manifestación de paleto rural que va a la gran ciudad del Este; otra, el trauma de una infancia de abandono, prostitución familiar y violación en su juventud primera. Las "capacidades" de Joe, un analfabeto solitario, residen solo en el sexo. Y con esas armas tendrá que triunfar en la Big Apple

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Créditos. Título
Big Spring. West Texas. La Motion Picture Association of America calificó la película con una "X" (pornográfica) debido a un "homosexual frame of reference" y su "possible influence upon youngsters". El moralismo hipócrita de los capitalistas que dirigen la industria de Hollywood. Más tarde cambiaron la calificación a "R" en 1971. En cierta forma esos empresarios de los estudios de California recuerdan al grotesco Mr. O'Daniel

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Miller's Restaurant. Big Spring. West Texas
Ralph (George Eppersen), el cocinero, le pregunta: "What are you gonna do back East?". El vaquero lavaplatos responde: "There's a lot of rich women there back there, Ralph. Begging for it. Paying for it too. Yeah. And the men they're mostly tutti fruttis". Ralph mueve la cabeza con desaprobación: "Oh, I bet you it's a mess back there". Joe: "I'm gonna cash in on that, right?". Ralph duda: "I don't know. I don't know nothing about it"

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) mira el cristal del salón de belleza de su abuela Sally, abandonado. Es el comienzo de los flashback: intrusiones mentales en forma de recuerdos de la infancia y adolescencia de Joe. Son obsesiones, en forma de imágenes y sensaciones, que determinan la conducta posterior de Joe y le sitúan en lo rayano al Trastorno Obsesivo Compulsivo. Joe sufre dos tipos de "pensamientos intrusivos": a) el recuerdo traumático relacionado con su infancia y su abuela Sally Buck (Ruth White), de fuerte connotación erótica y edípica, y un amor adolescente con Annie (Jennifer Salt) que acabó en la violación de ambos por una horda de salvajes; b) "ensoñaciones" diurnas o realizaciones de deseos, como su éxito con la señora de Park Avenue que le rechaza. Las cadenas del pasado y las promesas vanas del futuro dejan al inocente joven tejano sin presente

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) subiendo al bus de Nueva York
El "viaje iniciático" es un tópico literario y cinematográfico. En el caso de Joe no hay una búsqueda espiritual o intelectual, pero en toda travesía la vida se transforma en contacto con otros seres que salen al encuentro o acompañan circunstancialmente en el camino

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) recordando a Annie en el viaje a Nueva York

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) escuchando su sempiterna radio (radio a transistores). Su única compañía. Su única comunicación antes de encontrar a Rizzo. El aislamiento del joven tejano es proporcional a su "sueño" de triunfo

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Claridge Hotel. 44th Street / Times Square. New York City
"Trabajé en el área de Times Square durante varios años, alrededor de 1969, como oficial de policía de Nueva York. Puedo decirte que los personajes principales y muchos otros en esta fabulosa película fueron acertados. Había muy pocas personas "normales" que eran clientes habituales de Times Square en ese momento. La mayoría de los visitantes y turistas miraban a través de ellos, pero todos estaban allí. Pervertidos sexuales, también conocidos como chickenhawks, proxenetas y, por supuesto, los jóvenes que salen de los autobuses por cientos, listos para ser salvajes. La música, la cultura de las drogas, las actitudes de demasiados padres y la emoción de ser joven, todo se combinó para hacer que la gente pensara que podía "triunfar" en un área como Times Square. Muchos nunca llegaron a la edad adulta debido al estilo de vida: las drogas, las palizas y los asaltos eran muy comunes. Los que sobrevivieron sufrieron daños psicológicos y físicos. Personalmente, nunca me sentí tan abrumado en mi vida. Mientras manejaba un caso, sabía que ocurrían docenas más en el mismo momento. "Midnight Cowboy" era solo una pequeña parte de la vida en la calle 42. Una excelente pelicula" se lee en una opinión de IMBD

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) intenta poner la tv del hotel. Pero funciona con monedas. Pronto se da cuenta de que en Nueva York nada será fácil. Tan inaccesible como el televisor será la vida para un rústico vaquero en la Gran Manzana

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) caminando entre la multitud en Manhattan. La soledad de las grandes ciudades fue cantada por Federico García Lorca en "Poeta en Nueva York"

"No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabañas.
Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan
y el que huye con el corazón roto encontrará por las esquinas
al increíble cocodrilo quieto bajo la tierna protesta de los astros.

No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Hay un muerto en el cementerio más lejano
que se queja tres años
porque tiene un paisaje seco en la rodilla;
y el niño que enterraron esta mañana lloraba tanto
que hubo necesidad de llamar a los perros para que callase.

No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
Nos caemos por las escaleras para comer la tierra húmeda
o subimos al filo de la nieve con el coro de las dalias muertas.
Pero no hay olvido, ni sueño:
carne viva. Los besos atan las bocas
en una maraña de venas recientes
y al que le duele su dolor le dolerá sin descanso
y al que teme la muerte la llevará sobre sus hombros"

"Ciudad sin sueño" (Poeta en Nueva York)

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) asombrado ante un hombre sin conocimiento tirado en la acera frente a la exclusiva joyería Tiffany. 727 Fifth Avenue at 57th Street. New York. El despilfarro y la insolidaridad propios de una sociedad ultraindividualista. Si los Beatles y los hippies habían inoculado en los 60's un "aire" de cambio, éste no había llegado al corazón del "capital". El 11 de diciembre de 1970 John Lennon publicaba su LP "Plastic Ono Band", cuya canción "God" decía: "The dream is over". La desesperanza de esta película refleja también el final del sueño de los años 60' ¡Qué distinta esta imagen de Tiffany y la de "Breakfast at Tiffany's" (1961) de Blake Edwards! En el film de Schlesinger el amor solo es un recuerdo difuso y traumático del pasado de Joe

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Las piernas de Joe buscan las piernas de una señora elegante de Manhattan

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) & señora rica (Georgann Johnson)
Primer fracaso del semental tejano en NYC. Joe la sigue con la imaginación en una ensoñación diurna hasta East 70th Street, entrando con ella en su departamento

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) & Cass (Sylvia Miles)
117 East 70th Street. Park Avenue. East Side. Manhattan. NYC. Cass es una mujer sin escrúpulos morales que engaña a quien se ponga por delante. La relación sexual con Joe tiene su dosis de violencia. En toda la película el sexo queda ligado a la violencia, desposeído de ternura, excepto en Annie

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Enrico Salvatore Rizzo (Dustin Hoffman) & Joe Buck (Jon Voight). Dos perdedores se conocen en un bar. Joe se está quedando sin dólares. El "buscavidas", el timador, "Ratso" mira de reojo la cartera de Joe. Rico Rizzo es un hombre desposeído. Sin salud y sin nombre. Los yankis no saben pronunciar su nombre ni les importa. Sin dinero ni familia. Sin más sueño que ir a Miami, a la tierra donde siempre luce el sol

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) & Mr. O'Daniel (John McGiver). El fanático religioso es un especimen típico de la cultura americana. Una "sociedad tremendamente fundamentalista" según Noam Chomsky. La base de este comportamiento patológico es la represión sexual, que, alejando el deseo del yo es proyectado en el "otro" en forma de "pecado". El cristiano fanático se entrega, entonces, a la "salvación" del "pervertido" fornicador, al que desea y castiga al mismo tiempo

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) en la 42nd Street. En la parte oeste, desde Times Square, está la zona de los cines X, y en la década de los 60 abundaban las drogas y la prostitución masculina. Schlesinger con la ayuda de su director de fotografía, Adam Holender, acentuó la fría, sucia atmósfera de la Calle 42. La expresión "midnight cowboy" se usa para referirse a un hombre que ejerce la prostitución masculina. Janis Ian escribió una canción sobre la calle 42 y su ambiente: "42nd Street Psycho Blues" (1968)

"42nd Street psycho blues
And I'm paying off the man
He can make me, he can break me
And I know that he can
If I didn't have need to be sketching my song
I would leave this dirty business
And return to the norm
Blind man on the corner
Won't you show me my way?
If you see my friend the star
Ask him how the Syndicate is
And has he finished with paying them
For the promotion job they did
If you should see my manager
Tell him I was trying to be good
Mouth just happened to open
Fingers couldn't help but move

Blind man on the corner
Won't you show me my way?
42nd Street psycho blues
No I don't go to parties anymore
When they ask for entertainment
I don't feel like a guest
I feel like a whore
Don't smoke or curse in public, kid
Your image won't sell
Trapped within the confines
Of my own private hell

Blind man on the corner
Won't you show me my way?
Isn't it right, I'm praying tonight
And you won't hear my words
I'll try and explain
It all seems so insane
You see it's only 'bout my world
I'm living three different lives
And for each I'm paying
In a world of cheating, child-beating, soul scraping

Blind man on the corner
Won't you show me the way?"

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) en la 42nd Street. Amanece. Pasa las noches durmiendo en cines hediondos. Ha aprendido de "Ratso" a patear los "yellow cab" que le embisten pronunciando desafiante la frase "I'm walkin' here!" (Parece que Dustin Hoffman fue arrollado realmente por un taxi y dijo esa frase, que se convirtió en una de las citas más famosas del cine americano) Nueva York no tiene "rostro humano" (human face)

 El "American Dream" es destruido en el éxodo malogrado del desarraigado rural y del pobre emigrante italiano. Una profunda fractura social separa económicamente a los ganadores de los perdedores en ese crisol de razas que es Nueva York. La alienación de Rizzo es su sueño playero de una Florida siempre cálida, mientras Joe comienza a renunciar a su "sueño" de gigolo semental. La amistad surgida entre estos dos desesperados habitantes de las cloacas urbanas hace de "Midnight Cowboy" un "American Buddy Drama Film". Su relación probablemente oculta un vínculo sentimental homosexual, pero Schlesinger no quiso hacerlo explícito. Esa homosexualidad que recorre el largometraje, y que John Wayne detestaba. Definió "Cowboy de medianoche" como "a story about two fags" (una historia de dos mariconas) a la revista Playboy en 1971. Wayne -ganador del Oscar en 1970-, racista, homófobo y ultraconservador, era la contrafigura de la América sucia y desgarrada vista por Schlesinger. "You don't look like no fag" dice Joe al despertar sin botas sobresaltado tras una pesadilla en la vivienda en ruinas a la que le ha invitado Rizzo. "I know enough to know that that great big dumb cowboy crap don't appeal to nobody except every Jackie on 42nd Street. That's faggot stuff. If you wanna call it by its name, that's strictly for fags" le espeta Rizzo a su desnortado amigo. "John Wayne, are you gonna tell me he's a fag?" (John Wayne, ¿me vas a decir que es un marica?) responde Joe desorientado. A John Wayne esta escena debió dolerle en lo más hondo de su imagen de macho blanco americano. Schlesinger, que era abiertamente gay, retrató por primera vez en una película comercial la homosexualidad sin ser "histérica ni cómica".

 La grandeza de esta obra radica en la miseria mostrada. La soledad hiriente de sus personajes -interpretados prodigiosamente por Voight y Hoffman, al que desaconsejaron el rol tras su éxito en "The Graduate"-, descabalgados del "sueño americano". Ese "american dream" del neón y la radio y la televisión que emiten 24 horas basura publicitaria, de la prostitución de la calle 42, y la amistad inquebrantable, hasta la muerte, de quienes viviendo en el infierno soñaron un paraíso inexistente.

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Enrico Salvatore Rizzo (Dustin Hoffman) & Joe Buck (Jon Voight) en su departamento en ruinas. La pobreza y el hambre y el frío. Ahí termina el "sueño americano" de la igualdad de oportunidades. Rizzo no pudo aprender más que el oficio de limpiabotas de su padre

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) & Enrico Salvatore Rizzo (Dustin Hoffman) empeñan lo que pueden, roban y sobreviven como pueden. Las habilidades amatorias de Joe no triunfan en la ciudad que nunca duerme

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) & Enrico Salvatore Rizzo (Dustin Hoffman) se cuidan mutuamente en su indigencia. Prefieren la "picaresca" y los pequeños hurtos antes de la mendicidad

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) & Enrico Salvatore Rizzo (Dustin Hoffman). Florida's Dream. Rizzo sueña con un lugar en el que siempre haga sol. Su enfermedad pulmonar se agrava con el frío invierno neoyorkino

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Enrico Salvatore Rizzo (Dustin Hoffman) fuma y suda. La fiebre le consume

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Joe Buck (Jon Voight) en la Fiesta Psicodélica. Bajo el influjo de las drogas y las luces y la música. Esta escena incluye famosos de la escena underground neoyorkina como el director Paul Morrissey, la actriz Ultra Violet, el compositor Paul Jabara, la musa International Velvet, Cecelia Lipson y Taylor Mead, del círculo de Andy Warhol y su "Factory"

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Shirley (Brenda Vaccaro) & Joe Buck (Jon Voight) en la Fiesta Psicodélica. La primera conquista de Joe. Su representante, Rizzo, puso precio: 20 dólares por pasar la noche con el semental tejano

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Towny (Barnard Hughes) & Joe Buck (Jon Voight). En todo el largometraje la homosexualidad está presente en forma de "culpa" y "expiación". Towny, un viajante, pagará caro su deseo oculto de jóvenes mancebos. John Schlesinger era gay, y se instaló en Estados Unidos con su novio. En el Reino Unido las relaciones homosexuales estuvieron prohibidas hasta 1967, con la Sexual Offences Act, que despenalizaba las relaciones privadas entre adultos de 21 años. En 1973 la Asociación Estadounidense de Psiquiatría decidió eliminar la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales, pero no fue hasta el 2003 cuando la Corte Suprema derogó las leyes contra la sodomía, que en ese momento aún estaban vigentes en trece estados. No es de extrañar que esta valiente película fuera un aldabonazo en las conciencias reprimidas

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Enrico Salvatore Rizzo (Dustin Hoffman) & Joe Buck (Jon Voight) en el viaje a Florida. El paso del tiempo, de las estaciones, del calor y el frío, de las horas del día, de la mañana, el ocaso, la noche y el alba, está perfectamente conseguido gracias a la iluminación de Holender y la narración de Schlesinger. El peregrinaje laico de los antihéroes es un camino de redención. Buck tirando a la basura sus ropas de cowboy ridículo y vistiendo floreadas camisas estivales es una alegoría de la promesa de una vida nueva

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Poster

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Jon Voight & John Schlesinger. Set. NYC

"Midnight Cowboy" (1969). John Schlesinger
Jon Voight, Dustin Hoffman & John Schlesinger. Set. NYC
Rodada íntegramente en las calles de Nueva York, la cinta capta perfectamente el "zeitgeist", como también otra obra coetánea de otro extranjero, "Rosemary's Baby" (1968). Roman Polański. El "espíritu de la época" en el cine no solo consiste en filmar en la calle, implica una "mirada" profunda sobre el espacio-tiempo en el que se integra el personaje. El "zeitgeist" es un término filosófico introducido por Johann Gottfried Herder (1744-1803) en 1769, y muy usado por Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831) en su filosofía de la historia definiendo un clima cultural dominante en una era en el desarrollo dialéctico de la historia. Yo entiendo ese "espíritu epocal" como la captación de los detalles inasibles del tiempo -de una época- en un espacio físico real a través de la cámara. Justo lo que el rodaje en estudio no puede hacer

Midnight Cowboy
1969United States
113 minutes
Directed by John Schlesinger
Produced by Jerome Hellman
Screenplay by Waldo Salt
Based on Midnight Cowboy by James Leo Herlihy
Music by John Barry
Cinematography: Adam Holender
Edited by Hugh A. Robertson
Production company: Jerome Hellman Productions
Distributed by United Artists
Release date: May 25, 1969
Cast:
Jon Voight as Joe Buck
Dustin Hoffman as Enrico Salvatore "Ratso" Rizzo
Sylvia Miles as Cass
John McGiver as Mr. O'Daniel
Brenda Vaccaro as Shirley
Barnard Hughes as Towny
Ruth White as Sally Buck
Jennifer Salt as Annie
Gilman Rankin as Woodsy Niles
Georgann Johnson as Rich Lady
Anthony Holland as TV Bishop
Bob Balaban as Young Student
Craig Carrington as 'Charlie 
dealer'

*****
Comentarios de nuestros lectores:

- Francisco Huertas Hernández: "Digo sin rubor que "Midnight Cowboy" es una de las películas que más me han marcado. La vi en Televisión Española el sábado 25 de noviembre de 1989 en "Sábado Cine", después de Informe Semanal. Mi abuela había muerto el 22 de julio, y yo había empezado a trabajar como profesor el 20 de octubre de ese año durante una semana hasta el 29 de octubre, en el Instituto de Bachillerato de Venta de Baños, mi primer destino. Así que estaba sensible. El impacto que me produjo, aunque tuve que verla doblada, fue extraordinario. Una película cruda en lo sexual, que tenía la poesía de la tristeza y el fracaso (losers) en la gran ciudad. La música me conmovió intimamente: la canción de Nilsson, tan conocida, y la armónica de Toots Thielemans en la partitura de John Barry. Contemplada de nuevo más de 30 años después me sigue impresionando por su poesía y su sordidez, en extraña armonía. Los papeles interpretados magistralmente y el estilo visual y narrativo de un director europeo. Para los que critican sus flashbacks (la cuadrilla de Garci), necesarios en la construccción del personaje de Joe, solo decirles que su gusto cinematográfico es tan plano como su cerebro. "Midnight Cowboy" no puede dejar indiferente ni al cinéfilo ni al ser humano, porque su belleza hiriente y su desmitificación del "sueño americano" es profunda y sublime"



7 comentarios:

Unknown dijo...

Fabulosa pelicula del nuevo cine americano. Dura. Verdadera

ACORAZADO CINÉFILO dijo...

Digo sin rubor que "Midnight Cowboy" es una de las películas que más me han marcado. La vi en Televisión Española el sábado 25 de noviembre de 1989 en "Sábado Cine", después de Informe Semanal. Mi abuela había muerto el 22 de julio, y yo había empezado a trabajar como profesor el 20 de octubre de ese año durante una semana hasta el 29 de octubre, en el Instituto de Bachillerato de Venta de Baños, mi primer destino. Así que estaba sensible. El impacto que me produjo, aunque tuve que verla doblada, fue extraordinario. Una película cruda en lo sexual, que tenía la poesía de la tristeza y el fracaso (losers) en la gran ciudad. La música me conmovió intimamente: la canción de Nilsson, tan conocida, y la armónica de Toots Thielemans en la partitura de John Barry. Contemplada de nuevo más de 30 años después me sigue impresionando por su poesía y su sordidez, en extraña armonía. Los papeles interpretados magistralmente y el estilo visual y narrativo de un director europeo. Para los que critican sus flashbacks (la cuadrilla de Garci), necesarios en la construccción del personaje de Joe, solo decirles que su gusto cinematográfico es tan plano como su cerebro. "Midnight Cowboy" no puede dejar indiferente ni al cinéfilo ni al ser humano, porque su belleza hiriente y su desmitificación del "sueño americano" es profunda y sublime

Paco Sepúlveda dijo...

Ciertamente poética y sórdida. Y también tristísima y desesperanzada. Gran película y gran análisis. Enhorabuena.

Estrella dijo...

Qué pedazo de artículo. Me ha gustado cómo has invertido lo que normalmente tiene más "importancia" que es el texto núcleo, pasando a un segundo plano respecto a los completísimos y trabajados pies de fotos. Diferente y atrayente. Has descrito cada secuencia que te ha llamado la atención con fotogramas muy buen escogidos. Y ahí incluyes tus aportaciones tan acertadas. Especialmente me ha gustado el poema de García Lorca sobre la soledad de las grandes ciudades que tan bien se refleja en esta película. Y la cita de Noam Chomsky. Tengo un familiar que lo adora y me habla mucho de él. Desconocía la opinión de John Wayne sobre esta película, no me extraña en absoluto que dijera eso.
Película que vi de milagro de pequeña, me imagino que mi madre me diría que me tapara los ojos en algunos momentos.
Recuerdo perfectamente la escena del autobús, qué tristeza me entró. Radiografía del fracaso del "americano dream" y una defensa de la homosexualidad en la sociedad y el cine. Devastadora.

MaryHall dijo...

Un magnífico análisis, sociológico,musical, fílmico. La peli es un gran retrato de la pesadilla americana.Personalmente, me conmueve y me entristece a partes iguales.Y es cierto, que es un intenso alegato por la libertad sexual.Y me ha encantado la referencia a 'Poeta en NY'.Estuve allí hace ya unos cuantos años.Y desde luego, es una ciudad mágica.Pero los turistas no tenemos acceso a esa otra NY.

Wildberry continua dijo...

Un canto a los perdedores brutal... Y menudo par de ases esa extraña pareja.
Análisis jugoso para una película iniciática del cine y de la vida.

Cuneo dijo...

La inteligencia dicta que existen formas necesarias de la acción: a saber las reglas que componen una moral.
Estas reglas, desde un punto de vista kantiano, representan la forma en que cualquiera debería conducirse mientras conciba a su semejante como un fin en si mismo y no como un mero medio.
Las andanzas de estos dos inadaptados suponen una repetitiva, tonta y emotiva tentativa de realizar sus egos mediante la transgresión sistemática de la moral, una instrumentalización reiterada y sin vergüenza del otro ser humano, en la cual el agente de la misma -por su fundamental falta de inteligencia- ni siquiera comprende el sentido de sus actos. Esta clase de individuo debe con justicia ser rechazado, ya que no merece la menor empatía: empatizar con sus miedos y sus cobardías supone incorporarlas en el alma propia, por cuanto la empatía es una facultad que permite vivir de forma propia la emotividad y el pensamiento ajeno.
Y ahora vamos al por qué del prólogo,
Si hablamos de cualidades de Cowboy de Medianoche, debemos hablar de los actores protagonistas. Toneladas de talento condensando en dos cuerpos radicalmente distintos. Uno rubio, otro moreno; uno alto, otro bajito; uno sano, otro enfermo; uno, animal de ciudad, el otro un cowboy de la profunda Texas. Jon Voight y Dustin Hoffman, quienes no necesitan nada, ni siquiera diálogo, para hacer ellos solitos una película. Uno se llama Joe, y el otro tiene nombre italiano, Ratso. ¿Qué une a estos dos hombres en las alcantarillas de la brillante Nueva York? Creo que nos equivocaríamos al identificar la película como una crítica social al sueño americano. El retrato de los bajos fondos no es más que el marco y el hilo conductor que sirve para el verdadero tema sobre el que gira el film de Schlesinger: la homosexualidad. O, si lo preferimos, la sexualidad del individuo en un sentido amplio. Es la única forma que veo para encontrarle algo de sentido y complejidad a la historia, porque si no, en serio que no sé qué me están contando ni qué interés podría tener el barullo velado que me muestra el director.
A través de unos recuerdos entre ensoñaciones y flashbacks, descubrimos tres hechos fundamentales de la vida de Joe. Ausencia materna y cuidados de una abuela no siempre atenta; la figura masculina del amante cowboy de su abuela; y un episodio, nunca especificado, del abuso sexual a su novia por parte de unos chicos del pueblo. Estas tres experiencias son interpretables, tanto en lo que fueron como en sus consecuencias, ya que no llegan a explicarse con claridad, uno de los posibles fallos de la película. Sin embargo, es evidente que tienen una influencia muy grande en la sexualidad de Joe. El deseo arraigado de ser «un macho» hace que se vista de cowboy y quiera ganarse la vida, atención a la disparatada y rocambolesca idea, como gigoló de mujeres.
Sin embargo, las cosas no salen como se planean, y entre dimes y diretes, felaciones no consumadas en cines y pesadillas que repiten un «eres el mejor» obsesivo, Jon trabará amistad, y en mi opinión, un gran amor, con un pobre y triste vagabundo cojo y virgen (¿por qué será?) que inspira verdadera compasión. El desenlace lleno de luz natural y camisas hawaianas nos hace pensar que la cosa, por fin, se define de una vez, en todos los sentidos. Insisto que es interpretable, y quizás esa ambigüedad sea otra de las cualidades de «Cowboy de medianoche». Sí no lo acepto, no me he enterado de nada.