jueves, 18 de febrero de 2021

Filatelia recuperada. Viaje a la infancia a través de los sellos. Francisco Huertas Hernández. 2000

Filatelia recuperada
Viaje a la infancia a través de los sellos
Francisco Huertas Hernández. 2000


Carta. 23 Septiembre 1971
Certamen Internacional de Cine para Niños
Exposición Filatélica "Boy Scouts"
23-29 Septiembre 1971. Gijón
Si la infancia es el tiempo de la ilusión y la madurez el de la responsabilidad, el coleccionismo es la acción -viaje- de la ilusión de la totalidad infinita, cuando todavía la responsabilidad no recae en lo finito sino en el anhelo de infinito. Sabemos que una colección filatélica -o cualquier otra- no es un conjunto cerrado -totalidad- sino un impulso inacabable hacia lo infinito. Así todo coleccionista es un niño, porque todo niño mira al futuro. No se busca la evidencia en la infancia. La evidencia es la verdad del presente finito. Estas originales ideas que ahora vienen a mi mente se basan en Descartes y Husserl. La evidencia es el reconocimiento racional de una verdad presente, que se presenta y que es instantánea a la conciencia. Pero para un niño y un coleccionista no existe tal. Solo en el anhelo de lo que aún no es se obtiene la verdad. La verdad es el camino no el álbum de sellos presente, es lo que queda por descubrir. Hay un espíritu trascendente en el coleccionismo, una negación de la evidencia presente como manifiesta insuficiencia de los hechos. El sello concreto es un hecho, pero no una colección. La colección jamás se completa. ¡Ay de aquellas series que se completan: acaban en un mercadillo dominical!

 ¿Quién en su infancia no ha coleccionado sellos?  Guardar sellos en la caja del Cola Cao es uno de los recuerdos más imborrables de la infancia. Cuando uno es niño contempla el mundo con curiosidad y envidia. El mundo algún día será suyo. Y los sellos son uno de los símbolos más visibles de ese mundo aún desconocido, infinito y mágico. La mezcla de sentimientos que embargan al niño que colecciona sellos es inversamente proporcional a la del adulto que los desprecia. Mientras en aquél todo es sorpresa, admiración, esperanza, paciencia, diversión, confianza, amor ; en éste, todo se ha vuelto cansancio, hastío, desesperanza, impaciencia, fastidio, sospecha, odio. El mundo que prometía la felicidad en los sellos, es, para el hombre, sufrimiento inútil indiferente a las fronteras y las monedas.

 El niño no ha comprendido aún que la diversidad de idiomas, de países, de rostros en efigie, de las estampillas de correos son una manifestación de la incapacidad humana para entenderse.

 El sello, crisol de costumbres, de conocimientos, con sus vistosos colores y sus motivos nacionales, es resultado de cruentas guerras, que, permiten el surgimiento de estados que pueden emitir moneda y timbre, manifestaciones de identidad patriótica.

 Cuando uno es pequeño queda deslumbrado por el juego de los pequeños papeles impresos y dentados que combinan deportes, ceremonias, fiestas, artes, fauna, flora, efigies de célebres políticos, batallas, inventos y descubridores. Este lo tengo. Este no lo tengo. Tener o no tener. Eso es todo.

 Pero estos instrumentos de franqueo están muertos. El matasellos les ha matado.

 Recuperar la filatelia es volver a ser un niño; quien nunca abandona el coleccionismo de sellos no crece, no llega a la madurez. Recuperar la filatelia y sus motivos; viajar desde la mesa camilla a todos los países, pues parece que no hay país sin sello, viajar desde la salita por todas las épocas de la humanidad, llegar a la antigüedad más remota llena de monumentos, de restos arqueológicos, que testifican la pervivencia de las naciones, aunque esto no sea más que ilusión. Viajar al futuro a través de los inventos más actuales que nos llevan al espacio, a las lejanas galaxias. 

 ¡Cuánto alimento del alma encierran los sellos para el niño ávido de saber! ¡Qué niño no ha imaginado que la escuela sólo tuviera una asignatura: la ciencia de los sellos!  En ella todo  lo humano está recogido, todo lo que ha visto, soñado o conquistado el ser humano está allí: ilustrado. La verdadera ilustración comenzó con los sellos. El conocimiento traspasó fronteras en cartas y paquetes cuyo valor nunca superó al de las estampillas de franqueo que les trajeron a nuestras manos.

 Recordemos que cuando éramos pequeños nos premiaban dándonos el sello, que, a la larga, permanecía, mientras la carta acababa sus días en la chimenea. Para el niño está muy claro lo importante. Incluso cuando ya ha aprendido a leer, esta nueva capacidad le lleva siempre al sello, nunca a la carta. El sello es y era el alma de la carta.

 Hoy, el envío de cartas está en desuso, y, con él, la pujanza de los sellos. Los amantes de las estampillas de correos recorren los domingos de mañana las plazas porticadas donde puestos interminables muestran, cambian, compran, venden, antiguos instrumentos de franqueo postal, de épocas lejanas y países olvidados. Los viejos que sueñan con su infancia siempre vuelven con las manos llenas, con la esperanza imposible de encontrar la caja del Cola-Cao en la que quedaron para siempre sus ilusiones.

Francisco Huertas Hernández
29 de diciembre de 2000

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso

Anónimo dijo...

Que bonita descripción.Me trae recuerdos de mi infancia y adolescencia, cuando aún se usaba el envió de cartas. Coleccioné mucho tiempo estampillas y las guardo con mucho afecto y nostalgia. Miriam.